Go to: Contenido » | Main menu » | Information menu »


21. Difteria

SECCIÓN IV. Vacunas de la A a la Z

Actualizado en junio de 2015

Capítulo 21 - Difteria

  1. Puntos clave
  2. Introducción
  3. Epidemiología de la enfermedad
  4. Tipos de vacunas, composición y presentación
  5. Inmunogenicidad, eficacia y efectividad
  6. Vías de administración
  7. Indicaciones y esquemas de vacunación
  8. Administración con otras vacunas y otros productos
  9. Efectos adversos
  10. Precauciones y contraindicaciones
  11. Bibliografía
  12. Enlaces de Interés

 

1. Puntos clave

  • Es una enfermedad infectocontagiosa endémica en regiones en desarrollo de África, Asia, Caribe y Sudamérica donde los casos ocurren en otoño e invierno en menores de 15 años no vacunados, con una tendencia global a afectar a niños mayores, adolescentes y adultos jóvenes. Actualmente controlada en países occidentales.
  • Se trata con antibióticos y antitoxina diftérica. Los contactos recibirán antibióticos y una adecuada vacunación con toxoide diftérico (completar y reforzar la vacunación).
  • La vacuna frente a la difteria se consigue con la inactivación de la toxina diftérica, denominándose toxoide diftérico, que estimula la producción de antitoxina.
  • No existe vacuna monocomponente y se presenta siempre en forma de vacuna combinada con toxoide tetánico, o bien con toxoide tetánico y otros componentes vacunales como tosferina, Haemophilus influenzae tipo b, polio inactivada o hepatitis B.
  • Hay dos tipos de presentaciones: infantil o carga antigénica estándar (D) y adulto o baja carga antigénica (d).
  • Conservación a 2-8 ºC, proteger de la luz, agitar antes de usar y no congelar.
  • Se administra por vía intramuscular.
  • El calendario infantil consta de 6 dosis. El adulto precisa 5 dosis.
  • Los niños con calendario incompleto o desconocido deben recibir, al menos, 4 dosis de difteria en menores de 7 años y 3 dosis en mayores de esta edad.
  • Los viajeros internacionales a zonas endémicas de difteria, si hay un posible riesgo de exposición a la misma, si son niños completarán la vacunación utilizando un calendario acelerado y si son adultos se les aplicará una dosis de refuerzo si han transcurrido más de 10 años desde la última dosis de Td o Tdpa recibida.
  • Se puede administrar con otras vacunas inactivadas o atenuadas.
  • Pocos efectos adversos (atención a la reacción tipo ARTHUS).
  • Las contraindicaciones son las generales de las vacunas. Se puede aplicar a inmunodeprimidos, embarazadas, mujeres que lactan y prematuros. El componente D no debe administrarse a partir de los 7 años de edad.

 

2. Introducción

Es una enfermedad infectocontagiosa que ha producido grandes epidemias en el mundo, la última en los países de la antigua Unión Soviética en la década de los 90. Dicha epidemia afectó sobre todo a los adultos, haciendo ver la necesidad de administrar dosis de refuerzo de la vacuna, a este grupo de edad. Como se pudo comprobar, es una enfermedad que puede reemerger si las estrategias de vacunación no son correctas.

 

3. Epidemiología de la enfermedad

Está producida por las cepas toxigénicas de la bacteria Corynebacterium diphteriae, bacilo aeróbico Gram positivo.

En épocas anteriores, cuando era una enfermedad infantil frecuente, afectaba fundamentalmente a niños menores de 5 años, sin embargo en la actualidad se observa una tendencia a afectar a niños de mayor edad, adolescentes y adultos jóvenes. Es una enfermedad endémica en regiones en desarrollo de África, Asia, Caribe y Sudamérica. En el último informe de la OMS se documentan 4680 casos de difteria en el mundo en el año 2013. Los países con más casos comunicados en 2014 fueron India, (3133), Pakistán, Indonesia, Irán y Nepal. En países desarrollados se han comunicado casos de niños procedentes de estos países como un caso en Suecia en un niño procedente de Somalia y un caso en Estados Unidos en un niño procedente de Tailandia. Por tanto es una enfermedad que debe ser tenida en cuenta tanto por los pediatras que trabajen en cooperación internacional, como con niños inmigrantes.

En los países occidentales produjo epidemias importantes en las décadas de los 20 y de los 30 del siglo XX, pero a partir de la segunda guerra mundial y al extenderse la vacunación, descubierta en 1923, ha ido disminuyendo su incidencia hasta ser prácticamente inapreciable. En el inicio de la década de los 90 en los países de la antigua Unión Soviética se declaró una epidemia que afectó sobre todo a los adultos con una mortalidad del 20 % y que supuso la decisión de aplicar refuerzos de la vacuna a las personas de esta edad. En España la incidencia era de 1000 casos por 100 000 habitantes en 1941, tras introducirse la vacunación en 1945, la tasa de incidencia cae a 0,1/100 000. El último caso de difteria declarado en España se detectó en un niño no vacunado, en mayo de 2015, tras casi 30 años sin ninguna notificación de esta enfermedad en nuestro país.

La alta cobertura de vacunación mantiene la difteria bajo control. Ver figura 21.1.

Figura 21.1. Cobertura de vacunación antidifteria (DTP3) y casos comunicados 1980-2013.

Fuente: Organización Mundial de la Salud, 2014.

El reservorio es exclusivamente el ser humano. El mecanismo de trasmisión es de persona a persona (contacto directo o por secreciones). El periodo de incubación es de 2-5 días, es contagiosa durante 2-6 semanas en ausencia de tratamiento antibiótico (dejan de ser contagiosos a los 2-4 días de iniciar el tratamiento antibiótico). La toxina provoca la aparición de membranas blanco-grisáceas (seudomembranas) que sangran con facilidad al intentar desprenderlas. Se localizan sobre todo en la nariz, la faringe o amígdalas, la laringe y la piel. En los casos graves se acompaña de fiebre y malestar general, pudiendo causar obstrucción respiratoria grave. Si la enfermedad avanza, la toxina puede producir complicaciones neurológicas y cardiacas que pueden ser la causa de la muerte (miocarditis). La letalidad es del 5-10 %, aunque a veces es superior al 10 %, sobre todo en menores de 5 años y mayores de 40.

El diagnóstico de sospecha es clínico (presencia de síntomas y seudomembranas) y el de confirmación se hace por examen directo, cultivo y demostración de la cepa toxigénica en la muestra obtenida de las lesiones (seudomembranas y úlceras). La técnica de detección de la toxina por PCR (reacción en cadena de la polimerasa) es útil para un diagnóstico rápido y ayuda a realizar el diagnóstico cuando el cultivo no es positivo.

El tratamiento consiste en aislamiento del paciente, uso de antitoxina equina y antibióticos (eritromicina o penicilina G procaína, aunque se han descrito casos de resistencia a penicilina) durante 14 días. En la profilaxis en los contactos se les realizará un cultivo de muestra nasal y faríngea, seguida de profilaxis antibiótica con penicilina benzatina o eritromicina, aunque debido a las resistencias algunos autores recomiendan azitromicina, 10 mg/kg/día, durante 10 días. Si es necesario, se aplicará la vacuna (toxoide diftérico).

 

4. Tipos de vacunas, composición y presentación

No existe vacuna monocomponente y se presenta siempre en forma de vacuna combinada con los componentes de tétanos, o con tétanos y otros componentes vacunales como tosferina, Haemophilus influenzae tipo b, polio inactivada (VPI) o hepatitis B. El toxoide se produce tras eliminar la capacidad patógena de la toxina mediante el uso de formaldehído y posteriormente se adsorbe con sales de aluminio para aumentar su capacidad inmunogénica. Hay 2 tipos de presentaciones:

  • La infantil que se puede aplicar hasta los 7 años que contiene no menos de 30 UI (unidades internacionales) o entre 10 y 25 Lf (unidades de floculación), que se considera de carga antigénica estándar y se expresa en las vacunas con la letra D.
  • La de adultos que se aplica a partir de los 7 años (autorizada a partir de los 4 años de edad) y que contiene no menos de 4 UI o de 2 Lf, que se considera de baja carga antigénica y se expresa con la letra d. Entre estas pueden ser bivalentes (Td) o trivalentes (Tdpa)

En el momento actual en España están comercializadas las vacunas que se destacan en las tablas 21.1, 21.2 y 21.3.

Tabla 21.1. Vacunas combinadas de tétanos y difteria de carga antigénica estándar (DTPa) disponibles en España.

Nombre comercial y laboratorio

Composición y producción

Volumen y edad de administración

Presentación

Excipientes y trazas

Hexyon®
Sanofi Pasteur-MSD
(DTPa + VPI + Hib+HB)

Toxoide tetánico
Toxoide diftérico (no menos de 20 UI)
Bordetella pertussis
VHB
Virus Polio Inactivado
Hib

0,5 ml
6 semanas a 24 meses
(por encima de 24 meses no se ha establecida su seguridad)

Jeringa precargada

- Hidróxido de aluminio (0,6 mg Al3+)
- Hidrogenofosfato de disodio
- Dihidrogenofosfato de potasio
- Trometamol
- Sacarosa
- Aminoácidos esenciales incluyendo L-fenilalanina
- Agua
(Puede contener trazas de glutaraldehído, formaldehído, neomicina, estreptomicina y polimixina B)

Infanrix Hexa®
GSK
(DTPa + VPI + Hib + HB)

Toxoide tetánico
Toxoide diftérico
Bordetella pertussis
VHB
Virus Polio Inactivado
Hib

0,5ml.
≥ 2 meses
≤ 36 meses
En ficha técnica no hay estudios por encima de 36 meses de edad

Jeringa precargada para reconstituir con Hib liofilizado

- Hidróxido de aluminio, (equivalente a 0,5 mg Al)
- Fosfato de aluminio (AlPO4), (equivalente a 0,32 mg Al)
- Lactosa anhidra
- Cloruro sódico
- Medio 199 conteniendo principalmente aminoácidos, sales minerales, vitaminas
- Trazas de neomicina y polimixina B
- Agua

Infanrix-IPV+Hib®
GSK
(DTPa + VPI + Hib)

Toxoide tetánico
Toxoide diftérico
Bordetella pertussis
Virus Polio Inactivado
Hib

0,5ml.
≥ 2 meses
≤ 5 años

Jeringa precargada para reconstituir con Hib liofilizado

- Hidróxido de aluminio, (equivalente a 0,5 mg Al)
- Lactosa anhidra
- Cloruro sódico.
- Medio 199 conteniendo principalmente aminoácidos, sales minerales, vitaminas
- Trazas de neomicina y polimixina B
- Agua

Pentavac®
Sanofi Pasteur-MSD
(DTPa + VPI + Hib)

Toxoide tetánico
Toxoide diftérico
Bordetella pertussis
Virus Polio Inactivado
Hib

0,5ml.
≥ 2 meses
< 7 años

Jeringa precargada

- Hidróxido de aluminio, (equivalente a 0,3 mg Al)
- Formaldehído y residuos de glutaraldehído
- 2-fenoxietanol
- Medio 199 conteniendo principalmente aminoácidos, sales minerales, vitaminas
- Sacarosa
- Trometamol
- Trazas de estreptomicina, neomicina y polimixina B
- Agua

Infanrix®
GSK
(DTPa)

Toxoide tetánico
Toxoide diftérico
Bordetella pertussis

0,5ml.
≥ 2 meses
< 7 años

Jeringa precargada

- Hidróxido de aluminio, (equivalente a 0,5 mg Al)
- Cloruro sódico.
- Formaldehído
- Polisorbato 80
- Agua

DTPa: difteria, tétanos, tosferina acelular de carga estándar
VPI: Virus de la poliomielitis inactivado
Hib: Haemophilus influenzae tipo b
HB: Hepatitis B

 

Tabla 21.2. Vacunas de difteria trivalentes de baja carga antigénica (Tdpa) disponibles en España.

Nombre comercial y laboratorio

Composición y producción

Volumen y edad de administración

Presentación

Excipientes y trazas

 

Boostrix®
GSK
(Tdpa)

Toxoide tetánico
Toxoide diftérico
Bordetella pertussis

0,5ml.
≥ 4 años

Jeringa precargada

- Hidróxido de aluminio hidratado (Al(OH)3), (equivalente a 0,3 mg Al)
- Fosfato de aluminio (AlPO4), (equivalente a 0,2 mg Al)
- Cloruro de sodio
- Agua

 

Triaxis®
Sanofi Pasteur-MSD
(Tdpa)

Toxoide tetánico
Toxoide diftérico
Bordetella pertussis

0,5ml.
≥ 4 años

Vial con 0,5 ml de suspensión inyectable

- Fosfato de aluminio (AlPO4), (equivalente a 0,33 mg Al)
- Fenoxietanol
- Residuos de formaldehído y de glutaraldehído
- Agua

Boostrix Polio®
GSK
(Tdpa + VPI)
Toxoide tetánico
Toxoide diftérico
Bordetella pertussis
Virus de la polio  inactivados propagados en células Vero
0,5ml.
≥ 4 años
Jeringa precargada
Suspensión blanca turbia
- Hidróxido de aluminio hidratado (Al(OH)3), (equivalente a 0,3 mg Al)
- Fosfato de aluminio (AlPO4), (equivalente a 0,2 mg Al)
- Medio 199 (aminoácidos, sales minerales, vitaminas)
- Cloruro de sodio
- Agua

Tdpa: Tétanos, difteria y tosferina de baja carga antigénica 

 

Tabla 21.3. Vacunas de difteria bivalentes de baja carga antigénica (Td) disponibles en España.

Nombre comercial y laboratorio

Composición y producción

Volumen y edad de administración

Presentación

Excipientes y trazas

Anatoxal Tedi®
Crucell Spain S.A.
(Td)
(Uso hospitalario y solo para revacunación)

Toxoide tetánico
Toxoide diftérico

0,5ml.
≥ 5 años

Jeringa precargada

- Hidróxido de aluminio hidratado (contenido de Aluminio, 0,5 mg)
- Hidróxido de sodio
- Cloruro de sodio
- Trazas de formaldehído
- Agua

Diftavax®
Sanofi Pasteur
(Td)

Toxoide tetánico
Toxoide diftérico

0,5ml.
≥ 7 años

Jeringa precargada

- Hidróxido de aluminio (expresado en Al) máximo 0,625 mg
- Cloruro sódico, fosfato de disodio dihidratado, fosfato monopotásico
- Agua

Ditanrix adulto®
GSK
(Td)

Toxoide tetánico
Toxoide diftérico

0,5ml.
≥ 7 años

Jeringa precargada

- Hidróxido de aluminio, 1,5 mg (equivalente a 0,5 mg Al)
- Cloruro sódico
- Residuos de formaldehído
- Agua

DiTeBooster®
Statens SERUM Institute (Td) (Solo para revacunación)

Toxoide tetánico
Toxoide diftérico

0,5ml.
≥ 5 años

Jeringa precargada

- Hidróxido de aluminio hidratado (contenido de Aluminio, 0,5 mg).
- Hidróxido de sodio
- Cloruro de sodio
- Residuos de formaldehído
- Agua

Td: Tétanos y difteria de baja carga antigénica
 

Presentación y reconstitución

Conservar entre +2 y +8 ºC, proteger de la luz. Se recomienda dejar la vacuna unos minutos a temperatura ambiente y agitarla bien antes de usarla para obtener una suspensión homogénea y disminuir las reacciones locales. Las presentaciones que requieren la mezcla de una jeringa precargada con suspensión inyectable y un vial con polvo liofilizado, una vez reconstituidas se deben aplicar inmediatamente. No se deben congelar y si esto sucediera no se debe administrar.

 

5. Inmunogenicidad, eficacia y efectividad

Las concentraciones de anticuerpos de 0,01 UI/ml pueden conferir cierto grado de protección y las concentraciones iguales o superiores a 0,1 UI/ml se consideran plenamente protectoras. Las concentraciones de anticuerpos iguales o superiores a 1,0 UI/ml se asocian con una inmunidad protectora duradera.

Entre el 95 y el 100 % de los adultos vacunados con 3 dosis y de los niños vacunados con 4 dosis de DTP alcanzan concentraciones séricas de anticuerpos superiores a 0,01 UI/ml, con cifras medias entre 0,1 y 1 UI/ml. Esta inmunidad adquirida disminuye de forma progresiva hasta los 10 años. En ensayos clínicos de eficacia de la vacuna antidiftérica, se observó en niños preescolares que recibieron un refuerzo entre los 4-6 años de edad (5.ª dosis) que el 98 % alcanzan cifras de inmunoprotección (≥ 0,1 UI/ml) y el 86 % niveles de protección duradera (>1,0 UI/ml). Estudios de casos y controles muestran cifras de efectividad superiores al 85 %.

La casi completa desaparición de la enfermedad en los países con elevada cobertura de vacunación y la experiencia adquirida en el control de brotes mediante campañas de vacunación son pruebas evidentes de su efectividad.

 

6. Vías de administración

Cada dosis consta de 0,5 ml y se aplica por vía intramuscular. Sin embargo, en pacientes con alteraciones de la coagulación se podría aplicar por vía subcutánea profunda para reducir el riesgo de sangrado.

 

7. Indicaciones y esquemas de vacunación

En la edad infantil se deben recibir 6 dosis.

La edad mínima de aplicación de la 1.ª dosis de la vacuna es a las 6 semanas de edad.

La primoinmunización consta de 4 dosis aplicadas en forma de vacuna hexavalente (DTPa [difteria, tétanos, tosferina acelular], VPI [polio inactivada o inyectable], Haemophilus influenzae tipo b, HB [hepatitis B]) o pentavalente (las anteriores menos la hepatitis B), con una separación mínima de 1 mes y aplicadas a partir de los 2 meses de edad. Lo habitual es a los 2, 4 y 6 meses. La 4.ª dosis (1.ª de refuerzo) se aplica en forma de vacuna pentavalente a los 15-18 meses de edad, con un intervalo mínimo de 6 meses con la 3.ª dosis.

Se necesitan otras 2 dosis de refuerzo: una 5.ª dosis que se pauta a los 6 años de edad en forma de vacuna DTPa o Tdpa indistintamente (actualmente todas utilizan Tdpa) y una 6.ª dosis que se aplica entre los 13 y los 16 años de edad en forma de vacuna Td, excepto Asturias, Melilla, y Madrid que aplican la vacuna Tdpa (esta última recomendada por el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría en la dosis de refuerzo de los 11-12 años) (tabla 21.4).

Para que un adulto esté bien vacunado de difteria tiene que tener 3 dosis de primovacunación con una dosis de refuerzo cada 10 años. Sin embargo, al ir unida esta vacuna en las presentaciones comerciales con el toxoide tetánico, esta pauta se cambió en España (asimilándola a la recomendada para la vacunación antitetánica, basándose en recomendaciones de la OMS, que considera que un adulto está bien vacunado frente al tétanos si ha recibido a lo largo de su vida 5 dosis y si no es así se le pautarán las dosis necesarias para completarlas).

Esta última variación en los protocolos de vacunación puede acarrear cierta desprotección frente a la difteria en adultos. Diversos estudios alertan de los bajos niveles de anticuerpos antotoxina diftérica en adultos, debido a una pérdida de protección que se acentúa con la edad. En caso de aparición de casos de difteria se debería proteger a la población que haya recibido la última dosis de toxoide diftérico hace más de 10 años con una nueva dosis de Td o Tdpa. Asimismo se debería recibir una dosis de refuerzo ante viajes internacionales a países endémicos o epidémicos.

Por tanto, en España si no ha recibido nunca esta vacuna se le pondrán 3 dosis de primoinmunización: 0, 1 y 12 meses (con una separación mínima de 1 mes entre la 1.ª y la 2.ª, y de 6 meses entre la 2.ª y la 3.ª) y 2 dosis de refuerzo que se aplicarán idealmente cada 10 años (el intervalo mínimo de separación entre la 3.ª y la 4.ª dosis es de 1 año e igualmente de 1 año entre la 4.ª y la 5.ª) (tabla 21.4).

Tabla 21.4. Resumen de vacunación frente a la difteria y tétanos en niños y adultos.

Edad de inicio

Primovacunación

Refuerzos

1.ª

2.ª

3.ª

1.º

2.º

3.º

4.º

Calendario de vacunación

2 meses

4 meses

6 meses

15-18 meses

6 años

11 -14 años

60-64 años

Inicio < 4 años

En el momento

+ 1-2 meses

+ 1-2 meses

+ 6-12 meses

6 años *

11-14 años

60-64 años

Inicio 4-6 años

En el momento

+ 1-2 meses

+ 1-2 meses

+ 6-12 meses

+ 5 años **

+ 5 años **

60-64 años

Inicio > 6 años y adultos

En el momento

+ 1 mes

+ 6-12 meses

+ 10 años

+ 10 años

 

 

* Dependiendo a qué edad puso la 4.ª (ver texto)
** Intentar que alguna de las dosis coincida con la prevista a los 11-14 años

----  Edad cronológica
----  Intervalo entre dosis

Modificado del calendario de vacunaciones del adulto 2014 de Asturias

Los niños con calendario incompleto o desconocido deben recibir, al menos, 4 dosis de difteria en menores de 7 años y 3 dosis en mayores de esta edad. Si la 4.ª dosis se administra con 4 o más años de edad, la 5.ª dosis del calendario sistemático que habitualmente se aplica a los 6 años de edad no sería necesaria. Las dosis puestas serán consideradas válidas si han respetado las edades e intervalos mínimos entre dosis, siguiendo el axioma de “dosis puesta, dosis que cuenta”. En mayores de 7 años debemos recordar que por modificación de la vacunación antitetánica en adultos, debemos completar las 5 dosis necesarias para considerar a un adulto en España bien vacunado, por lo que deberán aplicársele 2 dosis de refuerzo (tras las 3 de primovacunación), idealmente, cada 10 años después de la 3.ª dosis, aunque el intervalo mínimo de separación entre estas dosis es de 1 año (ver capítulo 11. Calendarios acelerados).

En el caso de viajeros internacionales a zonas endémicas de difteria (India, Indonesia, Irán, Pakistán, Nepal, Nigeria y países de la antigua Unión Soviética) si hay un posible riesgo de exposición a la misma, se recomienda:

  • En niños completar la vacunación utilizando un calendario acelerado que respete los intervalos mínimos entre dosis.
  • En adultos una dosis de refuerzo si han transcurrido más de 10 años desde la última dosis de Td o Tdpa recibida.

En los contactos de pacientes con difteria se actuará como sigue:
Todos los contactos que hayan recibido menos de 3 dosis de toxoide diftérico en el pasado o aquellos cuyo estado de vacunación sea desconocido, deberán recibir inmediatamente una dosis de vacuna que contenga toxoide diftérico, apropiado para su edad y completar la pauta de vacunación según el esquema recomendado en el ámbito nacional.

Los contactos que hayan recibido 3 dosis en el pasado recibirán inmediatamente una dosis de refuerzo, a menos que la última dosis haya sido administrada en los 12 meses anteriores (otros autores en los últimos 5 años), en cuyo caso la dosis de refuerzo no es necesaria.

Conviene recordar que las personas que padezcan la difteria deben recibir la inmunización completa con toxoide diftérico porque el padecimiento de la enfermedad no confiere inmunidad.

 

8. Administración con otras vacunas y otros productos

Al tratarse de una vacuna inactivada puede administrarse a la vez, o con cualquier intervalo de separación, con otras vacunas inactivadas y con otras vacunas atenuadas.
Es posible que exista una interferencia clínicamente relevante en la respuesta de anticuerpos de Hexyon® y una vacuna frente a la varicela, por lo tanto estas vacunas no se deben administrar al mismo tiempo (ficha técnica de Hexyon®).

Posibles interferencias con otros fármacos o productos biológicos

No se han descrito interacciones, ni incompatibilidades con otros fármacos o productos biológicos.

 

9. Efectos adversos

Debido a la administración de esta vacuna en forma combinada con otros componentes, es difícil conocer el agente responsable de las reacciones adversas.

La reactogenicidad local es frecuente, en forma de dolor, tumefacción y eritema en el punto de la inyección (40-73 % de los vacunados). Estas manifestaciones clínicas son leves y transitorias. También, puede aparecer un nódulo cutáneo doloroso de unas semanas de duración.

Las reacciones generales son menos frecuentes e incluyen fiebre, malestar general, cefalea, mialgias, somnolencia, irritabilidad, astenia y anorexia. Las reacciones anafilácticas de tipo inmediato son excepcionales (0,65 a 3 casos por millón de dosis administradas).

Una reacción tipo Arthus tras la aplicación de la vacuna se produce porque hay un exceso de anticuerpos antitetánicos o antidiftéricos que reaccionan con el toxoide provocando una inflamación en el lugar de la inyección.

 

10. Precauciones y contraindicaciones

Está contraindicada si hubo una reacción anafiláctica previa a algún componente de la vacuna.

Si en el momento de la administración hay fiebre elevada, se retrasará la vacunación hasta que desaparezca la misma.

La presentación infantil D no se puede administrar a partir de los 7 años de edad, porque se incrementa el riesgo de reacciones adversas.

Si aparece una reacción tipo Arthus tras la aplicación de la vacuna no debe aplicarse otra dosis hasta, al menos, 10 años después.

En los casos en los que el componente frente a la tosferina está contraindicado en menores de 7 años, al no estar comercializada la presentación DT, se podrá administrar la vacuna Td en sustitución de la vacuna DTPa.

A los prematuros se les aplican estas vacunas a la misma edad cronológica que a los niños nacidos a término. No existe contraindicación para administrarla a pacientes inmunocomprometidos aunque su efectividad puede ser menor y al cesar la inmunosupresión es posible que deban recibir una dosis de refuerzo.

Se puede utilizar en el embarazo, preferentemente a partir del segundo trimestre.

 

11. Bibliografía

  1. Álvarez García F, González Hachero J. Difteria. En: Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (CAV-AEP). Vacunas en Pediatría. Manual de la AEP 2012, 5.ª ed. Madrid: Exlibris ediciones SL; 2012. p. 291-300.
  2. Diphtheria. Immunisation against infectious disease 2006 - 'The Green Book'. Disponible en: https://www.gov.uk/government/publications/diphtheria-the-green-book-cha...
  3. Fredlund H, Norén T, Lepp T, Morfeldt E, Henriques Normark B. A case of diphtheria in Sweden, October 2011. Euro Surveill. 2011;16(50):pii=20038. Disponible en: http://www.eurosurveillance.org/ViewArticle.aspx?ArticleId=20038
  4. Washington CH, Issaranggoon na ayuthaya S, Makonkawkeyoon K, Oberdorfer P. A 9-year-old boy with severe diphtherial infection and cardiac complications. BMJ Case Rep. 2014 Nov 20;2014. pii: bcr2014206085.
  5. Diphtheria. Centers for Disease Control and Prevention. Epidemiology and Prevention of Vaccine-Preventable Diseases. Atkinson W, Wolfe S, Hamborsky J, eds. 12th ed., second printing. Washington DC: Public Health Foundation, 2012. p 75-85. Disponible en: http://www.cdc.gov/vaccines/pubs/pinkbook/dip.html
  6. Diphtheria. The Australian Immunisation Handbook. 10th Edition. 2013. Actualizado en la Web. Disponible en: http://www.immunise.health.gov.au/internet/immunise/publishing.nsf/Conte...
  7. Diphtheria Toxoid. Public Health Agency of Canada. Disponible en: http://www.phac-aspc.gc.ca/publicat/cig-gci/p04-dip-eng.php
  8. Dragomirescu CC, Coldea IL, Ilie A, Stănescu A, Ungureanu V, Popa MI. Seroprevalence study of anti diphtheria antibodies in two age-groups of Romanian adults. Roum Arch Microbiol Immunol. 2014;73:18-24.
  9. Fichas técnicas de las vacunas comercializadas en España. Disponible en: http://vacunasaep.org/profesionales/fichas-tecnicas-vacunas/resultados?d...
  10. Moraga Llop F, Campins Martí M, Corretger Rauet JM. Difteria, Tétanos, Tos ferina (DTP). En: Vacunaciones en el niño. De la teoría a la práctica. Editor Arístegui Fernández J. Ed. Consejería de Salud de la Junta de Andalucía. Sevilla. 2006. p 316-30.
  11. Phalkey RK, Bhosale RV, Joshi AP, Wakchoure SS, Tambe MP, Awate P, et al. Preventing the preventable through effective surveillance: the case of diphtheria in a rural district of Maharashtra, India. BMC Public Health. 2013;13:317.
  12. Satwekar AM, Telang SS, Ghorpade NA, Barde PJ, Patwardhan MR, Kulkarni PS. Diphtheria and Tetanus antibody persistence in Indian pre-school children and response to a booster dose of DT vaccine. World Journal of Vaccines 2011;1:5-9.
  13. Tétanos-difteria de adulto (Td). En: Vacunación en situaciones especiales. Asturias 2014. Guía de indicaciones y pautas. Editor Huerta González I. Ed: Dirección General de Salud Pública y Participación de la Consejería de Salud y Servicios Sanitarios. Oviedo. 2014. p. 26-31.
  14. Vitek CR, Wharton M. Diphtheria toxoid. In: Plotkin SA, Orenstein WA, Offit PA, eds. Vaccines. 5th ed. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier, 2008.
  15. WHO. Module 2: Diphtheria. Geneva: The Department of Immunization, Vaccines and Biologicals. The World Health Organization; 2009. [The immunological basis for immunization series]. Disponible en: http://whqlibdoc.who.int/publications/2009/9789241597869_eng.pdf

 

12. Enlaces de interés

 

Enviar Comentarios / Sugerencias

Capítulo sobre el que hace el comentario o sugerencia

Los datos requeridos tienen como único propósito poder responder a quien hace el comentario o sugerencia y no se emplearán para ningún otro fin.

Al enviar este formulario, confirma que acepta la política de privacidad de Mollom.