Go to: Contenido » | Main menu » | Information menu »


Lactancia materna y vacunas

Octubre 2019

¿Se puede vacunar una mujer que amamanta? ¿Y a su hijo?

La respuesta es un sí rotundo en ambos casos. La lactancia materna no contraindica ninguna vacuna a la madre, ni al bebé, ni a quienes convivan con ellos.

Datos a tener en cuenta

La lactancia materna no es un sustituto de las vacunas del lactante. Ambas son beneficiosas y complementarias.

El amamantamiento del bebé, desde pocos minutos antes y mientras recibe las vacunaciones, supone un alivio del dolor y consuelo ante las molestias provocadas por los pinchazos. Este demostrado efecto es conocido como la “tetanalgesia”.

En el caso de mujeres que necesiten recibir vacunas que se hayan pospuesto por la gestación, como la triple vírica (sarampión, rubeola y parotiditis) y la de la varicela, se recomienda aprovechar las primeras semanas tras el parto para administrarlas, estén o no lactando a sus hijos.

Un hijo de madre portadora del virus hepatitis B que haya recibido, al poco de nacer, la vacuna y la inmunoglobulina específicas, puede ser amamantado por su madre sin riesgo de contagio.

Precauciones

Hay algunas situaciones relacionadas con las vacunaciones de madres lactantes en las que se deben seguir ciertas precauciones:

  • Excepción a la regla general: tras la vacunación de la madre frente a la fiebre amarilla (recomendada para ciertos viajes), se debe suspender el amamantamiento y desechar la leche durante 2 semanas, salvo que el lactante tenga más de 9 meses de edad.
  • Si se aconseja la vacunación materna frente a la fiebre tifoidea por motivo de un viaje, se deberá emplear la vacuna inyectable si está amamantando y no la oral. 
  • Si recibe la madre u otro conviviente la vacuna de la varicela o la del herpes zóster y apareciese una erupción en la piel del vacunado, se deberá evitar el contacto directo de la piel con el niño, cubriendo la zona afectada.

-oOo-

Más información: