Go to: Contenido » | Main menu » | Information menu »


11. Calendarios acelerados. Inmunización de rescate en niños y adolescentes con vacunación inadecuada

SECCIÓN III. Inmunización en circunstancias especiales

Actualizado en septiembre de 2019

Capítulo 11 - Calendarios acelerados. Inmunización de rescate en niños y adolescentes con vacunación inadecuada

 

  1. Puntos clave
  2. Introducción
  3. Niño incorrectamente vacunado
  4. Niños inmigrantes y adoptados
  5. Recomendaciones para no desaprovechar oportunidades de vacunación
  6. Bibliografía
  7. Enlaces de interés
  8. Tablas incluidas en el capítulo:

Tabla 11.1. Número de dosis recomendado de cada vacuna según la edad del paciente
Tabla 11.2. Edad e intervalos mínimos y número de dosis necesarias para niños entre 4 meses y 6 años de edad
Tabla 11.3. Edad e intervalos mínimos y número de dosis necesarias para niños y adolescentes entre los 7 y los 18 años
Tabla 11.4. Propuestas de aplicación práctica de las vacunas según la edad


Sugerencia para la citación: Comité Asesor de Vacunas (CAV-AEP). Calendarios acelerados. Inmunización de rescate en niños y adolescentes con vacunación inadecuada. Manual de vacunas en línea de la AEP [Internet]. Madrid: AEP; sep/2019. [consultado el dd/mmm/aaaa]. Disponible en: http://vacunasaep.org/documentos/manual/cap-11

1. Puntos clave

Niño incorrectamente vacunado

  • Las tablas de vacunación acelerada o de rescate son un instrumento de ayuda para los pediatras en su práctica diaria.
  • Las dosis administradas previamente, si las hubiese, deben considerarse válidas siempre que estén correctamente registradas o identificadas, respeten la edad mínima de aplicación de la vacuna y los intervalos mínimos entre las dosis de la misma.
  • Se administrarán de forma simultánea todas las vacunas posibles en lugares anatómicos distintos.
  • Se administrarán primero las vacunas que inmunicen frente a la patología de mayor riesgo con relación a la edad del niño y a la epidemiología de su entorno y las que lo inmunicen frente a enfermedades para las que no hubiese recibido ninguna dosis previa de vacuna.

Niños inmigrantes o adoptados

  • Igual que en el niño incorrectamente vacunado, si nos aportan información sobre las vacunas recibidas, solo deben considerarse como dosis administradas aquellas que puedan documentarse claramente por escrito mediante un documento de registro o carné de vacunaciones.
  • Atención a la actuación sobre las características especiales de algunas vacunas utilizadas en los países de procedencia como la hepatitis B, el sarampión monocomponente o la tuberculosis.
  • Si los niños inmigrantes se desplazan a sus países de origen durante periodos de tiempo prolongados (viajeros VFR o visiting friends and relatives) se debería valorar además la administración de otras vacunas para aumentar la protección frente a otras enfermedades inmunoprevenibles menos frecuentes o inexistentes en nuestro país, como la vacuna frente a la hepatitis A, la de la fiebre amarilla, la tetravalente frente al meningococo, la de la tuberculosis, la de la rabia, la de la encefalitis japonesa o la de la encefalitis centroeuropea y la profilaxis del paludismo.

Aprovechar oportunidades

  • Se deben realizar recomendaciones dirigidas para aprovechar las oportunidades de vacunación, basándose en la buena práctica de la vacunación, la educación sanitaria a los colectivos en los que se acumulan los niños incorrectamente vacunados y la formación a los profesionales sanitarios para que combatan el temor o la desconfianza hacia las vacunas.

2. Introducción

En la práctica diaria de las consultas pediátricas se atiende con cierta frecuencia a niños que no han seguido correctamente el calendario de vacunaciones establecido, lo han iniciado más tardíamente, lo han interrumpido o, con menos frecuencia, no se han vacunado. También se incorporan a las consultas niños procedentes de otras comunidades autónomas, en las que rigen calendarios de vacunaciones diferentes, aunque con el nuevo calendario del CICNS cada vez son más semejantes. Tampoco es infrecuente que acudan a vacunarse niños, pacientes habituales de nuestra consulta, que hayan iniciado correctamente el calendario de vacunaciones, pero que, por olvido, tengan alguna dosis pendiente en relación con el calendario que deberían seguir.

Otra situación habitual es la presencia de niños inmigrantes o adoptados procedentes de otros países con calendarios distintos al nuestro, en ocasiones incompletos o bien con documentos de vacunación dudosos o inexistentes. Por sus especiales características, constituyen un apartado distinto al de los niños incorrectamente vacunados.

Todas estas situaciones requieren el conocimiento de las pautas de vacunación acelerada o de rescate, para realizar una correcta inmunización y adaptación al calendario de vacunación de nuestro entorno.

3. Niño incorrectamente vacunado

Cuando hablamos de esta situación, casi en la totalidad de las ocasiones es por defecto, es decir, faltan vacunas para considerar correcto el calendario de vacunación.

Si no hay documentación en la que podamos comprobar las dosis administradas, el recuerdo de los padres sobre las vacunas que ha recibido su hijo se correlaciona pobremente con las vacunas recibidas y, en principio, no debe ser aceptado como aval de una correcta vacunación.

Para actualizar el calendario se pueden consultar las tablas recomendadas por el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (CAV-AEP):

- Tabla 11.1. Número de dosis recomendado de cada vacuna según la edad del paciente.

- Tabla 11.2. Edad e intervalos mínimos y el número de dosis necesarias para niños entre 4 meses y 6 años de edad.

- Tabla 11.3. Edad e intervalos mínimos y el número de dosis necesarias para niños y adolescentes entre los 7 y los 18 años.

- Tabla 11.4. Propuestas de aplicación práctica de las vacunas según la edad.

 

Estas tablas son un instrumento de ayuda para los pediatras en su práctica diaria y se basan en recomendaciones de diversas sociedades científicas y de expertos y, para interpretarlas, deben tenerse en cuenta las siguientes premisas:

  • Valorar la edad del paciente y, en función de ella, el número de dosis necesarias para considerarlo correctamente vacunado.
  • Las dosis administradas previamente, si las hubiera, deben considerarse válidas siempre que estén registradas o identificadas, respeten la edad mínima de aplicación de la vacuna y los intervalos mínimos entre las dosis de la misma. En los casos en los que no hubiese ninguna prueba documentada de las vacunas administradas (el interrogatorio de los padres no debe considerarse como prueba fehaciente), podrá optarse por administrar todas las vacunas adecuadas a la edad, como si se tratase de un paciente no vacunado.
  • No se reiniciará una pauta de vacunación si el paciente ha recibido dosis previas válidas (“dosis administrada, dosis que cuenta”).
  • Para actualizar el calendario se establecerán las dosis necesarias en función de la edad y se restarán las que ya hubiese recibido; el resultado serán las dosis necesarias para poner al día el calendario de vacunas.
  • Debe respetarse el intervalo mínimo entre dosis para obtener una adecuada respuesta inmunológica y considerar válida la vacunación. A efectos prácticos, se ha establecido una regla general que indica que la dosis de vacuna inactivada administrada 4 o menos días antes de alcanzarse el intervalo mínimo se contabilizará como válida. Para las vacunas atenuadas no hay periodo de gracia y si no se administran el mismo día deben separarse por 28 días. La dosis administrada 5 o más días antes del intervalo mínimo no será considerada válida y deberá repetirse, trascurrido el intervalo mínimo recomendado tras la dosis invalidada. La aplicación de estos intervalos permite completar con rapidez el calendario de vacunación (pauta acelerada) y alcanzar precozmente un estado de inmunización adecuado. A partir de ese momento, será preferible no utilizar los intervalos mínimos para continuar la vacunación, respetando los intervalos y pautas habituales recomendados.
  • Se administrarán de forma simultánea todas las vacunas posibles en lugares anatómicos distintos, ya que el niño con calendario incompleto, por no inicio o por interrupción previa del mismo, tiene mayor riesgo de futuros incumplimientos. Se utilizarán preferentemente vacunas combinadas para disminuir el número de inyecciones. En caso de que, por el motivo que fuera, no se pudieran administrar todas las vacunas simultáneamente (reticencia del paciente, sus padres o tutores, número elevado de dosis pendientes o no disponibilidad de algún preparado comercial) y se considere que el paciente volverá a la consulta por tener un domicilio estable, se administrarán primero las vacunas que inmunicen frente a la patología de mayor riesgo con relación a la edad del niño y a la epidemiología de su entorno y las que lo inmunicen frente a enfermedades para las que no hubiese recibido ninguna dosis previa de vacuna.

Tabla 11.1. Número de dosis recomendadas por vacuna y edad para considerar a un niño o a un adolescente correctamente inmunizado.

(1) Vacuna frente a la difteria, el tétanos y la tosferina (DTPa).- La 5.ª dosis de DTPa o Tdpa no es necesaria si la 4.ª dosis de DTPa se administró con 4 o más años (pauta 3+1). La DTPa, incluida en las hexavalentes, se puede administrar hasta los 7 años, autorizado por la AEMPS en junio de 2019. La Tdpa, con componentes de difteria y tosferina de baja carga antigénica, está autorizada desde los 4 años de edad.

(2) Vacuna frente al tétanos y la difteria de baja carga antigénica (Td).- En niños de 7 años o más administrar la vacuna de tétanos-difteria de baja carga antigénica. En las dosis de refuerzo, una vez completada la primovacunación, se recomienda utilizar la vacuna Tdpa en una de ellas (algunas comunidades autónomas autorizan 1 dosis de Tdpa en la primoinmunización). Para que un adulto, que recibió las dosis de primovacunación en la adolescencia o más tarde, se considere completamente inmunizado frente al tétanos debe haber recibido, al menos, 5 dosis de vacunas con toxoide tetánico en su vida, por lo que, tras la primovacunación con 3 dosis, deberá recibir 2 dosis de refuerzo, separadas preferentemente por 10 años, aunque el intervalo mínimo entre ellas es de 1 año, una de ellas con Tdpa.

(3) Vacuna antipoliomielítica inactivada (VPI).- Solo si la 3.ª dosis se administró antes de los 4 años de edad se requerirá una 4.ª dosis, preferentemente a los 6 años.

(4) Vacuna conjugada frente al Haemophilus influenzae tipo b (Hib).- Número de dosis según edad de inicio: 3 en menores de 12 meses; 2 entre 12-14 meses; 1 entre 15 meses y 5 años.

(5) Vacuna conjugada frente al neumococo (VNC).- N.º de dosis según edad de inicio: 3 en menores de 12 meses; 2 entre 12-23 meses; entre 24 meses y 5 años: 1 de VNC13 (1 o 2 en grupos de riesgo), que es la preferente, y 2 de VNC10; entre 6 y 17 años 1 dosis de VNC13 en grupos de riesgo. VNC10 está autorizada hasta los 5 años y VNC13 hasta la edad adulta, sin límite de edad.

(6) Vacuna conjugada frente al meningococo C (MenC) y frente a los meningococos ACWY (MenACWY).- MenC, en menores de 12 meses, 1 dosis, aunque según preparado vacunal se podrían necesitar 2. MenACWY, se recomienda una dosis a los 6 meses, a los 12 meses y otra a los 12-14 años de edad, siendo ideal la realización de un rescate progresivo hasta los 19 años de edad. Si se utilizara en menores de 6 meses, 2 dosis separadas por 8 semanas y una dosis a partir de los 12 meses. Si se utilizara entre 6 y 11 meses, una dosis y otra dosis a partir de los 12 meses con una separación de 8 semanas de la primera. En vacunados por primera vez a partir de los 10 años, 1 sola dosis de MenACWY, si fuera antes de los 10 años precisaría 2 dosis, una a partir de los 10 años.
También se sigue recomendando especialmente esta vacuna para niños y adolescentes que vayan a residir en países en los que la vacuna está en calendario sistemático, como EE. UU., Canadá, Reino Unido, Austria, Grecia, Holanda, Italia y Suiza; también para mayores de 6 semanas de vida, en caso de viaje a países con elevada incidencia de EMI por los serogrupos incluidos en la vacuna o con factores de riesgo de EMI: asplenia anatómica o funcional, déficit de factores del complemento, tratamiento con eculizumab, episodio previo de EMI por cualquier serogrupo y contactos de un caso índice de EMI por serogrupo A, W o Y en el contexto de un brote epidémico.

(7) Vacuna frente al sarampión, la rubeola y la parotiditis (SRP).- Segunda dosis a los 3-4 años de edad y con SRPV, aunque es aceptable la aplicación de SRP y Var a esta edad.

(8) Vacuna frente a la varicela (Var).- Segunda dosis a los 3-4 años de edad y con SRPV, aunque es aceptable la aplicación de SRP y Var a esta edad.

(9) Vacuna frente al virus del papiloma humano (VPH).- Para ambos sexos. Administrar 2 dosis a los 11-12 años de edad.

(10) Vacuna frente al meningococo B (MenB).- Número de dosis según edad de inicio: 4 o 3 en menores de 6 meses; 3 entre 6 y 23 meses; 2 entre 2 y 50 años (4CMenB); 2 entre 10 y 65 años (MenB-fHbp).

(11) Vacuna frente al rotavirus (RV).- Dos dosis con la vacuna monovalente o tres dosis con la vacuna pentavalente. La pauta se puede iniciar entre las 6 y las 12 semanas de vida, es muy importante para minimizar riesgos, y debe completarse antes de las 24 semanas de edad en la monovalente y de las 32 en la pentavalente.

Tabla 11.2. Edad e intervalos mínimos de administración necesarios para establecer las pautas de vacunación de rescate o acelerada en niños desde los 4 meses a los 6 años de edad con vacunación incompleta o no vacunados.

(1) Vacuna antihepatitis B (HB).- En la pauta 2+1, con la vacuna integrada en preparados hexavalentes, el intervalo mínimo entre la 1.ª y la 2.ª dosis es de 8 semanas. La 3.ª dosis se administrará, al menos, 4 meses después de la 1.ª y no antes de los 6 meses de edad. En caso de haberse administrado 1 dosis de vacuna monocomponente tras el nacimiento, se aplicarán otras 3 en forma de hexavalente, siguiendo la pauta estándar (2, 4 y 11 meses).

(2) Vacuna frente a la difteria, el tétanos y la tosferina (DTPa/Tdpa).- Cuando la pauta es 2+1 con hexavalentes, el intervalo mínimo entre la 1.ª y la 2.ª dosis de DTPa es de 8 semanas y entre la 2.ª y la 3.ª dosis es de 6 meses; si la 3.ª dosis se administró con 11 meses de edad o más y separada de la 2.ª por un mínimo de 4 meses, debe darse por válida y no será necesario repetirla, pero a este intervalo reducido no se le podrá aplicar el período de gracia de 4 días admitido para los mínimos estándar; en este esquema, si la 3.ª dosis se administró después de los 4 años, no será necesaria la 4.ª dosis, pero hay que tener en cuenta en este caso que para estar bien vacunado de adulto se precisan 5 dosis de tétanos; si la pauta es 3+1 (2, 4, 6 y 12-18 meses), el intervalo mínimo entre la 1.ª y la 2.ª y entre la 2.ª y la 3.ª dosis es de 4 semanas y entre la 3.ª y la 4.ª de 6 meses; si la 4.ª se hubiese administrado con 12 meses de edad o más y separada de la 2.ª por un mínimo de 4 meses, debe darse por válida y no será necesario repetirla, pero a este intervalo reducido no se le podrá aplicar el período de gracia de 4 días admitido para los mínimos estándar. Bajo este esquema, la 5.ª dosis de Tdpa no es necesaria si la 4.ª de DTPa se administró con 4 o más años de edad. La DTPa, incluida en las hexavalentes, se puede administrar hasta los 7 años, autorizado por la AEMPS en junio de 2019.

(3) Vacuna antipoliomielítica inactivada (VPI).- Si la 3.ª dosis se administró antes de los 4 años de edad se requerirá una 4.ª dosis, separada por 6 meses de la anterior, preferentemente a los 6 años de edad. Cuando la pauta es 2+1, el intervalo mínimo entre la 1.ª y la 2.ª dosis es de 8 semanas y entre la 2.ª y la 3.ª dosis es de 6 meses, pero si se aplica, al menos, 4 meses después se considerará válida y no será necesario repetirla, pero a este intervalo reducido no se le podrá aplicar el período de gracia de 4 días admitido para los mínimos estándar; si la pauta es 3+1 (2, 4, 6 y 12-18 meses), el intervalo mínimo entre las 3 primeras dosis es de 4 semanas. y entre la 3.ª y la 4.ª de 6 meses, pero si la 4.ª se hubiese administrado con 12 meses de edad o más y separada de la 2.ª por un mínimo de 4 meses, debe darse por válida y no será necesario repetirla, pero a este intervalo reducido no se le podrá aplicar el período de gracia de 4 días admitido para los mínimos estándar.

(4) Vacuna conjugada frente al Haemophilus influenzae tipo b (Hib).- Con la pauta 2+1, las 2 primeras dosis se administrarán con, al menos, 8 semanas de intervalo y el refuerzo a partir de los 11 meses. Si la vacunación se inicia entre los 12 y los 14 meses, comprende únicamente 2 dosis separadas por 8 semanas. Si la 1.ª dosis se administra a partir de los 15 meses solo es necesaria 1 dosis.

(5) Vacuna conjugada frente al neumococo (VNC).- Con la pauta 2+1 habitual, el intervalo mínimo entre las 2 dosis de primovacunación es de 8 semanas y la 3.ª siempre se aplicará a partir de los 11 meses de edad, con una separación de 8 semanas de la 2.ª; si la pauta es 3+1 (2, 4, 6 y 12 meses), el intervalo mínimo entre las tres primeras dosis es de 4 semanas y entre la 3.ª y la 4.ª de 8 semanas y siempre se aplicará, esta 4.ª dosis, a partir de los 11 meses de edad. Si la vacunación se inicia entre los 12 y 24 meses, las 2 dosis se separarán 8 semanas. Si la 1.ª dosis se administra con más de 24 meses, solo es necesaria 1 dosis con la VNC13, que es la preferente, o bien 2 con la VNC10, separadas por 8 semanas, salvo grupos de riesgo que precisan 2 con cualquier preparado. En mayores de 5 años no es necesaria la vacunación, salvo en grupos de riesgo en los que se debe aplicar 1 dosis de VNC13. La vacuna polisacarídica 23-valente (VNP23) está indicada en mayores de 2 años con enfermedades que aumentan el riesgo de infección por el neumococo; el intervalo mínimo respecto de la última dosis de VNC será de 8 semanas. VNC10 está autorizada hasta los 5 años y VNC13 hasta la edad adulta, sin límite de edad. 

(6) Vacuna conjugada frente al meningococo C (MenC) y frente a los meningococos ACWY (MenACWY).- Se precisa 1 dosis en el primer año de vida (a los 4 meses) con MenC-TT, también es aceptable la aplicación de 2 dosis, a los 2 y 4 meses, con MenC-CRM. A partir de los 6 meses se precisa 1 dosis de MenACWY y 1 dosis de refuerzo con MenACWY a partir de los 12 meses y con 8 semanas de separación de la primera. A partir de los 12 meses se precisa 1 dosis de MenACWY en el 2.º año de vida, preferentemente a los 12 meses, y 1 dosis de MenACWY a los 12-14 años, siendo ideal la realización de un rescate progresivo hasta los 19 años de edad. También se sigue recomendando especialmente esta vacuna para niños y adolescentes que vayan a residir en países en los que la vacuna se indique a esa edad, como EE. UU., Canadá, Reino Unido, Austria, Grecia, Holanda, Italia y Suiza; también para mayores de 6 semanas de vida, en caso de viaje a países con elevada incidencia de EMI por los serogrupos incluidos en la vacuna o con factores de riesgo de EMI: asplenia anatómica o funcional, déficit de factores del complemento, tratamiento con eculizumab, episodio previo de EMI por cualquier serogrupo y contactos de un caso índice de EMI por serogrupo A, W o Y en el contexto de un brote epidémico. Hay 2 vacunas MenACWY: la conjugada con proteína tetánica se puede administrar a partir de las 6 semanas de edad, precisando 2 dosis separadas por 2 meses entre 6 semanas y 5 meses de edad y una dosis a partir de los 6 meses de edad, en ambos casos con un refuerzo a partir de los 12 meses, y si se inicia a partir de los 12 meses solo se precisa 1 dosis; y la conjugada con CRM a partir de los 2 años de edad precisando 1 sola dosis.

(7) Vacuna frente al sarampión, la rubeola y la parotiditis (SRP).- Administrar la 2.ª dosis a los 3-4 años y con SRPV, aunque es aceptable la aplicación de SRP y Var a esta edad (el mismo día o separadas por, al menos, 1 mes). Se considera correctamente vacunado si se administran 2 dosis separadas por, al menos, 4 semanas.

(8) Vacuna frente a la varicela (Var).- Administrar la 2.ª dosis a los 3-4 años y con SRPV, aunque es aceptable la aplicación de Var y SRP a esta edad (el mismo día o separadas por, al menos, 1 mes). El intervalo mínimo entre ambas dosis de VAR es de 4 semanas, aunque se recomienda, en menores de 13 años, un intervalo de 12 semanas.

(9) Vacuna frente al meningococo B (MenB).- Si se inicia a los 3 meses de edad, se aplicarán 2 dosis con una separación de 8 semanas y una dosis a partir de los 12 meses de edad, con un intervalo mínimo de 6 meses con la última primaria. Si se aplica de inicio a los 2 meses de edad, las 3 dosis de primovacunación se separarán por, al menos, 4 semanas y la dosis de refuerzo se aplicará entre los 12 y los 15 meses de edad, con un intervalo mínimo de 6 meses con la última de primovacunación. Si se inicia entre los 6 y los 11 meses, las 2 dosis primarias se separarán por, al menos, 8 semanas y la dosis de refuerzo se aplicará entre los 12 y los 23 meses de edad con, al menos, una separación de 8 semanas de la última dosis primaria. Si se inicia entre los 12 y los 23 meses, las 2 dosis primarias se separarán por, al menos, 8 semanas y la dosis de refuerzo se aplicará con una separación de 12 a 23 meses con respecto a la última dosis primaria. Si se administra entre los 2 y los 50 años, la vacunación comprende 2 dosis con 4 semanas de intervalo.

(10) Vacuna frente al rotavirus (RV).- Monovalente, 2 dosis y pentavalente, 3 dosis; la última antes de las 24 semanas de edad en la monovalente y de las 32 semanas en la pentavalente.

Tabla 11.3. Edad e intervalos mínimos de administración necesarios para establecer las pautas de vacunación de rescate o acelerada entre los 7 y los 18 años de edad en personas con vacunación incompleta o no vacunados.

(1) Vacuna antihepatitis B (HB).- En mayores de 7 años no vacunados, 3 dosis con pauta 0, 1 y 6 meses. La 3.ª dosis se administrará, al menos, 4 meses después de la 1.ª dosis.

(2) Vacuna frente al tétanos y la difteria de baja carga antigénica (Td).- A partir de los 7 años, utilizar la vacuna de tétanos-difteria de baja carga antigénica (Td). Para las dosis de refuerzo, cuando se haya completado la primovacunación con Td, se recomienda emplear la vacuna tétanos-difteria-tosferina acelular de baja carga antigénica (Tdpa) en una de ellas, preferentemente la primera (algunas comunidades autónomas autorizan 1 dosis de Tdpa en la primovacunación). Los vacunados con 1 dosis de DTP antes de los 12 meses de edad recibirán, si continúan la vacunación después de los 7 años, 2 dosis adicionales de Td para completar su primovacunación, con un intervalo de 6 meses entre ambas, y dos dosis de refuerzo, con un intervalo de 6 meses entre ambas, y, al menos, una de ellas, con preferencia la primera, con Tdpa. Los vacunados con 1 dosis de DTP después de los 12 meses de edad recibirán, si continúan la vacunación después de los 7 años, 2 dosis adicionales de Td para completar su primovacunación, con un intervalo de 6 meses entre ambas, y dos dosis de refuerzo, con un intervalo de 1 año entre ambas, y, al menos, una de ellas, con preferencia la primera, con Tdpa. Para que un adulto, que recibió las dosis de primovacunación en la adolescencia o más tarde, se considere completamente inmunizado frente al tétanos debe haber recibido, al menos, 5 dosis de vacunas con toxoide tetánico en su vida, por lo que, tras la primovacunación con 3 dosis, deberá recibir 2 dosis de refuerzo separadas preferentemente por 10 años, aunque el intervalo mínimo entre ellas es de 1 año, una de ellas preferiblemente con Tdpa. Las adolescentes embarazadas deberían recibir una dosis de Tdpa en cada embarazo, independientemente de las dosis de Td o Tdpa recibidas anteriormente, preferentemente entre las 27 y las 32 semanas de gestación.

(3) Vacuna antipoliomielítica inactivada (VPI).- En mayores de 7 años no vacunados, 3 dosis. En caso de haber recibido la 3.ª dosis antes de los 4 años se recomienda administrar una 4.ª dosis, al menos, 6 meses después de la 3.ª.

(4) Vacuna conjugada frente al neumococo (VNC).- La VNC13 está autorizada hasta la edad adulta, sin límite de edad. Todos los grupos de riesgo no vacunados recibirán 1 dosis de esta vacuna y a las 8 semanas 1 dosis de la vacuna polisacarídica 23-valente (VNP23). Si ya hubieran recibido una dosis de VNP23, podrán recibir 1 dosis de VNC13 separada por, al menos, 8 semanas de la VNP23. Los grupos de alto riesgo recibirán una 2.ª dosis y última de la VNP23 a los 5 años de la 1.ª dosis.

(5) Vacuna conjugada frente al meningococo C (MenC) y frente a los meningococos ACWY (MenACWY).- MenACWY en mayores de 7 años no vacunados, si tienen menos de 10 años aplicar 1 dosis seguida de otra a partir de los 10 años y con una separación mínima entre ambas de 6 meses. Si tienen 10 o más años solo es necesaria 1 dosis de MenACWY (preferible a los 12-14 años de edad). A los 12-14 años se recomienda una dosis de la vacuna MenACWY, siendo ideal la realización de un rescate hasta los 19 años de edad. También se sigue recomendando especialmente esta vacuna para niños y adolescentes que vayan a residir en países en los que la vacuna se indique a esa edad, como EE. UU., Canadá, Reino Unido, Austria, Grecia, Holanda, Italia y Suiza; también para mayores de 6 semanas de vida, en caso de viaje a países con elevada incidencia de EMI por los serogrupos incluidos en la vacuna o con factores de riesgo de EMI: asplenia anatómica o funcional, déficit de factores del complemento, tratamiento con eculizumab, episodio previo de EMI por cualquier serogrupo y contactos de un caso índice de EMI por serogrupo A, W o Y en el contexto de un brote epidémico. Hay 2 vacunas MenACWY: la conjugada con proteína tetánica se puede administrar a partir de las 6 semanas de edad, precisando 2 dosis separadas por 2 meses entre 6 semanas y 5 meses de edad y una dosis a partir de los 6 meses de edad, en ambos casos con un refuerzo a partir de los 12 meses, y si se inicia a partir de los 12 meses solo se precisa 1 dosis; y la conjugada con CRM a partir de los 2 años de edad precisando 1 sola dosis.

(6) Vacuna frente al sarampión, la rubeola y la parotiditis (SRP).- En mayores de 7 años no previamente vacunados, 2 dosis. Si vacunado con 1 dosis previa de sarampión monocomponente o bicomponente (SR), administrar 2 dosis de SRP. Si vacunado con 1 dosis previa de SRP, administrar una 2.ª dosis, separada, al menos, 4 semanas de la 1.ª. Si se dan las condiciones adecuadas (tener que inmunizar frente a las 4 enfermedades), utilizar la SRPV.

(7) Vacuna frente a la varicela (Var).- Dos dosis con un intervalo mínimo de 4 semanas en pacientes no previamente vacunados. En menores de 13 años se ha recomendado un intervalo de 12 semanas entre ambas dosis y en mayores de 13 años, de 4 semanas. Si se dan las condiciones adecuadas (tener que inmunizar frente a las 4 enfermedades) preferiblemente utilizar SRPV.

(8) Vacuna frente al virus del papiloma humano (VPH).- Para ambos sexos. La edad mínima de administración para la 1.ª dosis es de 9 años. Administrar siempre que sea posible la serie según pauta del preparado comercial correspondiente: VPH4, pauta de 2 dosis (0 y 6 meses) para ambos sexos entre 9 y 13 años, y pauta de 3 dosis (0, 2 y 6 meses) si 14 años o más; VPH2 y VPH9, pauta de 2 dosis (0 y 6 meses) para ambos sexos entre 9 y 14 años, y pauta de 3 dosis (0, 1-2 y 6 meses) si 15 años o más. Cuando la pauta es de 2 dosis, el intervalo entre ambas será de 6 meses para las 3 presentaciones comerciales, si bien, la VPH2 y la VPH9 admiten 5 meses como intervalo mínimo, en su ficha técnica, para ser considerada válida. En las pautas de 3 dosis, la VPH4 y la VPH9 recomiendan que la 2.ª dosis debe ser administrada, al menos, 1 mes después de la 1.ª dosis y la 3.ª dosis, al menos, 3 meses después de la 2.ª dosis; la 3.ª dosis deberá administrarse no antes de los 6 meses de la 1.ª, pero si han pasado, al menos, 4 meses de la 1.ª dosis se considerará válida. Las 3 dosis deben ser administradas dentro de un periodo de 1 año, según ficha técnica, aunque “dosis puesta, dosis que cuenta”. La VPH2 recomienda que la 2.ª dosis se administre entre 1 y 2,5 meses tras la 1.ª dosis y la 3.ª dosis entre 5 y 12 meses después de la 1.ª dosis. De todas formas, a pesar de lo que plantean las fichas técnicas, se debe seguir el axioma “dosis puesta, dosis que cuenta”, y aunque haya pasado más de 1 año, no será necesario reiniciar la pauta.

(9) Vacuna frente al meningococo B (MenB).- Dos dosis. 4CMenB, si se administra entre los 2 y los 50 años, el intervalo mínimo de separación es de 4 semanas. MenB-fHbp, entre los 10 y los 65 años, el intervalo mínimo de separación es de 6 meses.

.

Tabla 11.4. Aplicación práctica de las vacunas según la edad del niño.

Tiempo desde
la 1.ª visita

Edad de inicio de la vacunación

 

Menores de 6 meses

6 – 11 meses

12 – 24 meses

1.ª visita

VPI - DTPa - Hib - HB, RV1, MenC2, VNC13, 4CMenB3

VPI - DTPa - Hib - HB, MenC o MenACWY-TT2, VNC13, 4CMenB3

VPI - DTPa - Hib - HB, MenACWY-TT2, VNC13, 4CMenB3

Al mes

RV, 4CMenB3

-

-

A los 2 meses

VPI - DTPa - Hib - HB, RV4, VNC13, 4CMenB3

VPI - DTPa - Hib - HB, VNC13, 4CMenB3 VPI - DTPa - Hib- HB6, VNC13, 4CMenB3

A los 12 meses

VPI - DTPa - Hib - HB, MenACWY-TT2, VNC13, 4CMenB3

VPI - DTPa - Hib - HB5, MenACWY-TT2, VNC13, 4CMenB3

VPI, DTPa, HB, 4CMenB7

 

 

Seguir calendario

Seguir calendario

SRP y Var a partir de los 12 meses de edad

Seguir calendario

 

Tiempo desde
la 1.ª visita

Edad de inicio de la vacunación

 

2 – 6 años

7 – 18 años

1.ª visita

VPI - DTPa - Hib - HB8, SRP, Var, MenACWY, VNC139, 4CMenB

VPI, Td, SRP, Var14, MenACWY15, HB, VPH16, 4CMenB o MenB-fHbp17

Al mes

4CMenB7, VPI, DTPa10, SRP11, Var12, HB

VPI, Td, SRP, Var14, HB, VPH16, 4CMenB17

A los 2 meses

-

MenACWY15

A los 6 meses

VPI, DTPa, HB

HB, VPH16MenB-fHbp17

A los 12 meses

VPI, DTPa13

VPI, Td18

 

Seguir calendario

-

(1) Se debe iniciar la 1.ª dosis antes de las 12 semanas de edad, para minimizar el riesgo de invaginación intestinal, aunque la vacuna monovalente tiene autorizado su uso hasta la 20 semana de edad.

(2) En el primer año se aplicará 1 sola dosis a partir de los 4 meses com MenC-TT, preferentemente, o 2 dosis separadas por 8 semanas con MenC-CRM. A partir de los 6 meses de edad se puede aplicar 1 dosis de MenACWY seguida de un refuerzo a los 12 meses de edad. A partir de los 12 meses de edad y separada, al menos, 6 meses de MenC, se aplicará una dosis de MenACWY. Actualmente las vacunas MenC conjugadas con CRM pueden aplicarse a la vez que 4CMenB, no así la conjugada con toxoide tetánico. Las vacunas MenACWY se pueden aplicar a partir de las 6 semanas de edad la MenACWY-TT y a partir de los 2 años de edad la MenACWY-CRM.

(3) Si se aplica de inicio a los 2 meses de edad, las 3 dosis de primovacunación se separarán por, al menos, 4 semanas y la dosis de refuerzo se aplicará entre los 12 y 15 meses de edad, con un intervalo mínimo de 6 meses con la última de primovacunación. Si se inicia a los 3 meses de edad se aplicarán 2 dosis con una separación de 8 semanas y una dosis a partir de los 12 meses de edad, con un intervalo mínimo de 6 meses con la última primaria. Si se inicia entre los 6 y los 11 meses, las 2 dosis primarias se separarán por, al menos, 8 semanas y la dosis de refuerzo se aplicará entre los 12 y 23 meses con, al menos, una separación de 8 semanas de la última dosis primaria. Si se inicia entre los 12 y los 23 meses, las 2 dosis primarias se separarán por, al menos, 8 semanas y la dosis de refuerzo se aplicará con una separación de 12 a 23 meses con la última dosis primaria. Actualmente las vacunas MenC conjugadas con CRM pueden aplicarse a la vez que 4CMenB, no así la MenC conjugada con toxoide tetánico.

(4) Esta tercera dosis solo es necesaria si utilizamos la vacuna pentavalente y se aplicará antes de las 32 semanas de edad.

(5) Se puede aplicar en forma de vacuna monocomponente de HB, de DTPa y de VPI a partir de los 15 meses de edad si ya ha recibido una dosis de hexavalente, aunque si tiene que recibir muchos pinchazos se puede optar por la hexavalente, aunque suponga alguna dosis de Hib innecesaria.

(6) No hace falta la 2.ª dosis de Hib a partir de los 15 meses de edad (aplicar solo HB, DTPa y VPI), aunque si tiene que recibir muchos pinchazos se puede optar por la penta (ya no está comercializada en España) o la hexavalente, aunque suponga alguna dosis de Hib innecesaria. La DTPa, incluida en las hexavalentes, se puede administrar hasta los 7 años, autorizado por la AEMPS en junio de 2019.

(7) La dosis de refuerzo de 4CMenB en la pauta iniciada entre 12 y 24 meses, se debe aplicar, al menos, 12 meses después de la 2.ª dosis. A partir de los 2 años de edad el intervalo mínimo entre las 2 dosis es de 4 semanas.

(8) A partir de los 5 años no se aplica Hib. Aplicar solo DTPa y VPI, aunque si tiene que recibir muchos pinchazos se puede optar por la hexavalente, aunque suponga alguna dosis de Hib innecesaria. La DTPa, incluida en las hexavalentes, se puede administrar hasta los 7 años, autorizado por la AEMPS en junio de 2019.

(9) A partir de los 5 años no se aplica VNC13, salvo a grupos de riesgo.

(10) En el caso de que se utilicen vacunas pentas o hexavalentes, para ahorrar pinchazos, el intervalo mínimo entre la 1.ª y 2.ª dosis será de 8 semanas

(11) La 2.ª dosis de SRP se aplica a partir de los 2 años de edad separada, al menos, 4 semanas de la 1.ª.

(12) La 2.ª dosis de Var se aplica a partir de los 2 años de edad separada, al menos, 4 semanas de la 1.ª, aunque en menores de 13 años se recomienda una separación de 12 semanas.

(13) A partir de los 7 años no se podrá utilizar DTPa y se utilizará Tdpa (autorizada desde los 4 años de vida).

(14) Hasta los 12 años de edad se vacunará de varicela a los que no hayan pasado la enfermedad y no hayan sido vacunados anteriormente con 2 dosis separadas, al menos, por 4 semanas (recomendado 12 semanas). Desde los 13 años se valorará serología previa y, si es negativa, se administrarán 2 dosis separadas, como mínimo, 4 semanas.

(15) Si tiene menos de 10 años aplicar 1 dosis de MenACWY seguida de otra a partir de los 10 años y con una separación mínima entre las dos de 2 meses. Si tiene 10 o más años solo es necesaria 1 dosis de MenACWY. También, se puede administrar una dosis de MenACWY en viajes a zonas de elevada incidencia de infecciones por meningococos A, W o Y (se podría administrar a partir de las 6 semanas de edad en este caso) o que vayan a residir en países con vacunación sistemática frente a estos serogrupos, como EE. UU., Canadá, Reino Unido, Austria, Grecia, Holanda, Italia y Suiza, cuyos padres deseen ampliar la protección del calendario vacunal actual frente a las infecciones meningocócicas. También se debe administrar a grupos de riesgo a partir de las 6 semanas de edad.

(16) Para ambos sexos. La edad mínima de aplicación es a los 9 años. La vacuna tetravalente precisa 2 dosis (0 y 6 meses) para chicas y chicos entre 9 y 13 años y 3 dosis (0, 2, 6 meses) si 14 años o más, y la bivalente y la nonavalente precisan 2 dosis (0 y 6 meses) para chicas y chicos entre 9 y 14 años y 3 dosis (0, 1-2, 6 meses) si 15 años o más.

(17)  En la ficha técnica de la vacuna 4CMenB se recomienda un intervalo mínimo entre las dos dosis de 4 semanas entre 2 y 50 años. Actualmente las vacunas MenC conjugadas con CRM pueden aplicarse a la vez que 4CMenB, no así la MenC conjugada con toxoide tetánico. La vacuna MenB-fHbp se puede aplicar a partir de los 10 años de edad con una pauta 0 y 6 meses y es compatible con todas las vacunas del adolescente, incluida la vacuna MenACWY y la VPH4.

(18) Para las dosis de refuerzo, una vez completada la primovacunación, se recomienda utilizar la vacuna de tétanos-difteria-tosferina acelular de baja carga antigénica (Tdpa), al menos, en una de la dosis de refuerzo (algunas comunidades también la recomiendan como dosis de primoinmunización). Para que un adulto, que recibió las dosis de primovacunación en la adolescencia o más tarde, se considere completamente inmunizado frente al tétanos debe haber recibido, al menos, 5 dosis de vacunas con toxoide tetánico en su vida, por lo que, tras la primovacunación con 3 dosis, deberá recibir 2 dosis de refuerzo separadas preferentemente por 10 años, aunque el intervalo mínimo entre ellas es de 1 año, una de ellas preferiblemente con Tdpa.

CRM: carrier CRM197, derivado de la toxina diftérica; DTPa: difteria, tétanos, tosferina acelular de carga estándar; HB: hepatitis B; Hib: Haemofilus influenzae tipo b; 4CMenB: meningococo B; MenB-fHbp: meningococo B; MenC: meningococo C conjugado; MenACWY: meningococos A, C, W e Y; RV: rotavirus; SRP: sarampión, rubeola, parotiditis; Td: tétanos, difteria de baja carga antigénica; Tdpa: tétanos-difteria-tosferina acelular de baja carga antigénica; TT: carrier toxoide tetánico; Var: varicela; VNC13: neumococo conjugado de 13 serotipos; VPH: papilomavirus humano; VPI: polio inyectable.

4. Niños inmigrantes y adoptados

La inmigración y la adopción internacional son fenómenos de creciente relevancia en España, lo que comporta la atención de niños no vacunados o incorrectamente inmunizados para todas o algunas de las enfermedades inmunoprevenibles.

Debe aprovecharse cualquier contacto con el sistema sanitario, ya que a veces es difícil que acudan, especialmente si el niño está sano, para introducir las inmunizaciones necesarias.

Igual que en el niño incorrectamente vacunado, si aportan información sobre las vacunas recibidas, sólo deben considerarse como dosis administradas aquellas que puedan documentarse claramente por escrito mediante un documento de registro o carné de vacunaciones. Distintos estudios han demostrado que la información verbal, no documentada (“las tiene todas puestas”), se correlaciona mal con la inmunidad real y en caso de duda es preferible administrar alguna dosis de más, ya que no se han demostrado los efectos adversos de la inmunización repetida con la mayoría de las vacunas (la excepción son las vacunas antitetánica, antidiftérica y contra la tosferina, cuya repetición puede incrementar la reactogenicidad local), que correr el riesgo de dejar al niño parcial o totalmente desprotegido.

Los niños procedentes de adopción internacional suelen aportar certificados de vacunación de su país de origen, aunque han disminuido drásticamente por las limitaciones que ponen los países de donde procedían estos niños. Estudios serológicos que evalúan la fiabilidad de las certificaciones de vacunación, realizados hace muchos años, según los países de procedencia, conceden una mayor fiabilidad a los certificados de países latinoamericanos, India y Corea, una fiabilidad limitada a los del sudeste asiático y África y una escasa fiabilidad a los procedentes de orfanatos de países de Europa del Este, Rusia y China. En un estudio realizado en la Comunidad de Madrid entre 2002 y 2005 se encuentran datos un poco diferentes, de tal forma que los niños mejor protegidos son los de Europa del Este, seguidos de los de la India, Latinoamérica, China, Nepal, África y por último Haití. En caso de duda sobre la validez de la documentación aportada, siempre es preferible considerar al individuo como no vacunado e iniciar una primovacunación. En cualquier caso, la decisión debe ser individualizada y actualmente se considera que, venga de donde venga, si trae un carné de vacunaciones sellado y que cumple las edades y los intervalos mínimos se considerará válido.

También existe la posibilidad de validar la información del carné de vacunación solicitando una serología para las vacunas registradas, si bien en la práctica esta opción no suele llevarse a cabo en nuestro medio, salvo para los marcadores de la hepatitis B (aunque hasta el 50 % de las personas bien vacunadas negativizan sus anti-HBs), porque se incrementa el gasto y para algunas vacunas es difícil su evaluación, por lo que como ya se ha comentado si no nos fiamos de los datos o no los trae por escrito correctamente se deberá proceder tal como se define en el apartado del niño incorrectamente vacunado.

Además, debemos tener en cuenta algunos datos sobre la vacunación en los países de procedencia de estos niños:

  • En algunos países se administra la vacuna del sarampión monocomponente o del sarampión y rubeola monocomponentes  y, en algunas ocasiones, antes de los 12 meses, debido a la epidemiología regional. En ambas situaciones debe iniciarse la vacunación con la triple vírica, prescindiendo de la dosis administrada de forma monocomponente, para conseguir una correcta protección frente a estas enfermedades. Por tanto, se administrarán 2 dosis de vacuna triple vírica, a partir de los 12 meses de edad, a los pacientes que hayan sido vacunados con vacuna monocomponente frente al sarampión o rubeola.
  • En cuanto a la hepatitis B, en los que proceden de América es más eficiente vacunarlos y en los de África subsahariana es más eficiente el cribado serológico, porque previsiblemente habrá muchos portadores del virus.
  • Se tendrá en cuenta que los calendarios de vacunación de muchos países de origen no incluyen algunas de las vacunas que son sistemáticas en las comunidades autónomas españolas, como pueden ser las vacunas frente a los meningococos B, C y ACWY, al Haemophilus influenzae tipo b, a la varicela o al neumococo.
  • La mayoría de los niños que provienen de países de baja renta han recibido la vacuna BCG al nacimiento. Esto se puede comprobar buscando la cicatriz en el área deltoidea (aunque no siempre exista) y deberá ser tenido en cuenta a la hora de interpretar una prueba tuberculínica.
  • En ciertos países la vacuna pentavalente contiene DTP + Hib + HB y, por lo tanto, su composición es distinta a la también pentavalente utilizada en nuestro medio: DTP + VPI + Hib.
  • La vacuna frente a la varicela está incluida en el calendario de vacunaciones sistemáticas de algunos países (por ejemplo EE. UU., Canadá, Uruguay, Corea del Sur, Letonia, Alemania, Grecia, Chipre, etc.). En estos casos, si han recibido una sola dosis, sería recomendable la administración de una segunda para evitar que estos pacientes queden insuficientemente protegidos.

Otra cuestión a tener en cuenta es que los niños inmigrantes se desplazan con relativa frecuencia a sus lugares de origen, por periodos de tiempo prolongados, para visitar a sus familiares (viajeros VFR o visiting friends and relatives). Si se prevé esta posibilidad, se deberían administrar además las siguientes vacunas para aumentar la protección frente a otras enfermedades inmunoprevenibles poco frecuentes o que no se registran en nuestro país:

  • Vacunación frente a la hepatitis A a los niños mayores de 12 meses, ya que la prevalencia de esta enfermedad es mucho más elevada en los países de origen, con valoración individual según el riesgo y la edad. Incluso se podría administrar a partir de los 6 meses de edad, aunque luego deba recibir las 2 dosis pertinentes a partir de los 12 meses de vida. Es conveniente vacunarlos para que no adquieran la enfermedad en su país y luego puedan provocar un brote epidémico en el nuestro. 
  • Vacunación frente a la fiebre amarilla. Si proceden de un país endémico y van a viajar allí y tienen más de 9 meses de edad.
  • Vacunación frente a los meningococos A, C, W e Y con la vacuna conjugada, sobre todo en viajes al África subsahariana y a La Meca. Actualmente, la AEP la recomienda como sistemática a los 6 meses, a los 12 meses y a los 12-14 años y también para estancias en países con vacunación sistemática, como EE. UU., Canadá, RU, Austria, Grecia, Holanda, Italia y Suiza, a países con alta incidencia de estos meningococos y en grupos de riesgo, en estos 2 últimos a partir de las 6 semanas de edad
  • La vacuna frente a la tuberculosis (BCG), aunque proporciona una protección baja y variable contra la enfermedad pulmonar, reduce la incidencia de complicaciones graves y es una protección real contra la lepra. Si el niño va a viajar más de un mes a una zona de alta endemicidad se considerará la posibilidad de administrar esta vacunación, aunque actualmente en nuestro país no se pueden conseguir dosis aisladas de la misma, por lo que la práctica más adecuada es que se vacune en el país al que se dirige. Si no se trata de un lactante, es preceptivo practicar una prueba tuberculínica, y que ésta sea negativa, antes de proceder a su administración.
  • Vacunación frente a la rabia, la encefalitis japonesa y la encefalitis centroeuropea, cuando la estancia vaya a ser prolongada en zonas y países endémicos con estas enfermedades y en el primer caso sobre todo si se va a una zona rural donde la atención médica rápida sea difícil.
  • La prevalencia de la fiebre tifoidea en los países pobres es mucho más alta que en nuestro país; y aunque la eficacia de la vacuna es de un 70 %, es aconsejable la vacunación, sobre todo si se viaja al subcontinente indio, África y ciertas zonas de Sudamérica.
  • Además, debe aconsejarse a todo niño inmigrante que se desplace a una zona endémica de paludismo, sobre la quimioprofilaxis y otras medidas de control.
  • No se debe olvidar que lo ideal es que el niño acuda a la consulta 4-6 semanas antes de iniciar el viaje para dar los consejos sobre el viaje y para que dé tiempo a la aplicación de las vacunas y a que inicien su efecto. Siempre que pueda evitarse, un lactante menor de 2 años no debe viajar a un país con riesgo de enfermedades tropicales.

5. Recomendaciones para no desaprovechar oportunidades de vacunación

Investigar la situación inmunitaria de cada persona que acuda a un centro sanitario, reconsiderando la estrategia de vacunar únicamente en las consultas programadas, ya que cualquier visita es buena para la vacunación.

Contar con puntos de vacunación de fácil acceso y con escasa espera; no se requiere la exploración completa, por parte del pediatra, de un niño sano para vacunarlo; administrar múltiples vacunas en un mismo acto utilizando vacunas combinadas; aceptar únicamente las contraindicaciones verdaderas y conocer adecuadamente las falsas contraindicaciones para así saber rechazarlas. Se puede obtener más información sobre contraindicaciones en el capítulo 3 de este manual.

Hay que recordar siempre que cada vacuna puesta, cuenta si se han respetado la edad mínima de aplicación de la vacuna y los intervalos mínimos entre dosis.

Plantear acciones informativas dirigidas a los colectivos de inmigrantes y a los padres de los niños adoptados.

Educar y formar a todos los profesionales sanitarios sobre la práctica de la vacunación, con información objetiva para que sean capaces de contrarrestar el temor a las vacunas expresado por David Salisbury: “Si se teme a la enfermedad, pero no a las vacunas, el argumento provacunación está claro. Si no se teme ni a una ni a otra, la vacuna se puede recibir por inercia. Pero cuando no se teme a la enfermedad, pero sí a las vacunas, se rechazará la inmunización”.

En algunas comunidades autónomas, la vacunación en las escuelas ha supuesto una excelente estrategia para aumentar las coberturas de vacunación en la población, siempre con consentimiento escrito de los padres o tutores. Se puede aprovechar la visita a los centros docentes para fomentar actividades de educación para la salud y para revisar y vacunar a los docentes e incluso a los padres.

En las empresas sanitarias se realizarán campañas periódicas de revisión de las vacunaciones de los trabajadores sanitarios ya empleados, de los de nuevo ingreso y de los estudiantes, así como de los trabajadores no sanitarios, para lo que se dispondrá de protocolos y de materiales educativos que informen de las enfermedades que previenen y de las características de cada vacuna. La realización de seminarios o mesas de trabajo previamente al inicio de las campañas de vacunación puede aumentar la sensibilización de los trabajadores.

6. Bibliografía

  1. Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS). Informe de la AEMPS sobre el uso de vacunas hexavalentes para la inmunización activa en menores de 7 años. Disponible en: https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/prevPromocion/vacuna...
  2. Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS). Vacunación de niños en los que no está indicada la vacuna frente a la tosferina. 3 de abril de 2009. Disponible en: http://www.mspsi.es/ciudadanos/proteccionSalud/infancia/docs/recomenTd20...
  3. Álvarez García F, Merino Moína M. Calendarios acelerados. Inmunización de rescate en niños y adolescentes con vacunación inadecuada. En: Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (CAV-AEP). Vacunas en Pediatría. Manual de la AEP 2012, 5.ª ed. Madrid: Exlibris ediciones SL; 2012. p.119-29.
  4. Australian Immunisation Handbook, 10th Edition.Catch-up vaccination (June 2018). Disponible en: https://immunisationhandbook.health.gov.au/catch-up-vaccination
  5. Centers for Disease Control and Prevention. Catch-up immunization schedule for persons aged 4 months through 18 years who start late or who are more than 1 month behind. Disponible en: https://www.cdc.gov/vaccines/schedules/hcp/imz/catchup.html
  6. Corretger JM, Baraibar R. Niños no vacunados: pautas aceleradas. En: Arístegui J. (ed.). Vacunas en el niño. De la teoría a la práctica. Junta de Andalucía. Consejería de Salud. Sevilla; 2006. p.808-17.
  7. García Rodríguez F. La vacunación en personas inmigradas, características especiales. En: García Galán R (ed.). Manual de atención sanitaria a inmigrantes. Guía para profesionales de la salud. Junta de Andalucía. Consejería de Salud. Sevilla; 2007. p.113-24. Disponible en: http://andaluciajunta.es/opencms/opencms/system/bodies/contenidos/public...
  8. Immunization of children and adults with inadequate immunization records. Immunization of persons new to Canada. Canadian Immunization Guide (September 2016). Disponible en: https://www.canada.ca/en/public-health/services/publications/healthy-liv...
  9. Mellado Peña MJ, García López-Hortelano M. Vacunas en inmigrantes, adoptados, acogimiento, viajeros y convivientes. En: Hidalgo Vicario MI, Montón Álvarez JL (eds.). Vacunas. Algo más que el calendario vacunal. Cuestiones y respuestas. Undergraf SL; 2017. p.465-88.
  10. Moreno-Pérez D, Álvarez García FJ, Alvárez Aldeán J, Cilleruelo Ortega MJ, Garcés Sánchez M, García Sánchez N, et al. Calendario de vacunaciones de la Asociación Española de Pediatría: recomendaciones 2019. An Pediatr (Barc). 2019;90:56.e1-9. Disponible en: https://doi.org/10.1016/j.anpedi.2018.10.006
  11. New Zealand. Ministry of Health. Immunisation Handbook 2017 (2th  edn, march 2018). Appendix 2: Planning immunisation catch-ups. Disponible en: https://www.health.govt.nz/system/files/documents/publications/immshandb...
  12. Public Health England. Vaccination of individuals with uncertain or incomplete immunisation status [en línea]. Disponible en: https://www.gov.uk/government/publications/vaccination-of-individuals-wi...

7. Enlaces de Interés

 

-oOo-

Enviar Comentarios / Sugerencias

Capítulo sobre el que hace el comentario o sugerencia

Los datos requeridos tienen como único propósito poder responder a quien hace el comentario o sugerencia y no se emplearán para ningún otro fin.

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.