Go to: Contenido » | Main menu » | Information menu »


coronavirus

10 marzo 2020

Manejo del paciente pediátrico con sospecha de infección por el nuevo coronavirus en atención primaria (COVID-19)

La publicación de este documento (Manejo del paciente pediátrico ante la sospecha de infección por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 en atención primaria -COVID-19-, 17 de marzo de 2020) sigue las mismas directrices que las indicadas en el documento técnico "Manejo en atención primaria de pacientes con COVID-19" (última versión disponible aquí), coordinado por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (Dirección General de Salud Pública, Calidad e Innovación, Ministerio de Sanidad) y, con la participación de diferentes sociedades científicas sanitarias, realizado para población adulta, incorporando aquellas particularidades inherentes a la atención de la población infantil.

Como se recoge en el documento citado, los centros de salud y en concreto las consultas de Pediatría de Atención Primaria (AP) pueden ser las puertas de entrada de nuevos casos de COVID-19 (se denominan así todas las posibles manifestaciones respiratorias ocasionadas por la infección por SARS-CoV-2).

Atendiendo, por un lado, a las características de la población infantil, muy demandante de atención médica en esta época del año y siendo la patología respiratoria una de las causas más frecuentes, y por otro a las características de la COVID-19 en niños, consideramos de suma importancia la elaboración de este documento.

Los niños son población susceptible de infectarse, aunque según datos recientes, publicados en línea el 24 de febrero de 2020, de 72 314 casos confirmados por el Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades, solo el 1 % tenían entre 10 y 19 años y el 1 % menos de 10 años (JAMA. 2020 Feb 24):

  • Según los datos disponibles hasta la fecha, los niños con COVID-19 tienen buen pronóstico, y en casos leves se recuperan en 1-2 semanas después del inicio de la enfermedad. No se han comunicado casos graves ni fallecimientos en niños. En Wuhan, hasta el 22 de enero todos los casos graves tenían 15 o más años.
  • La mayoría de los casos confirmados fueron secundarios a su exposición a contactos familiares. Sin embargo, se puede producir el contagio de niños a adultos, como se ha reflejado en una serie de casos pediátricos en China. Por otro lado, se ha visto que la eliminación del virus en las secreciones respiratorias y en las heces es más prolongada en los niños con síntomas leves que en los adultos, hecho que ocasiona un gran desafío para el control de la infección.

Por lo tanto, los niños deben participar en las acciones preventivas habituales para la contención y expansión de la infección, y la protección de los profesionales sanitarios es crucial en la valoración y exploración de los niños con infecciones respiratorias.

-oOo-

Más información:

22 enero 2020

Emergencia de un nuevo coronavirus (2019-nCoV)

Fuente: 
Elaboración propia a partir de varias fuentes

Coronavirus

La familia Coronaviridae, subfamilia Orthocononavirinae, incluye una amplia variedad de coronavirus (CoV). Estos son patógenos reconocidos en humanos, mamíferos y aves. 

Estructura de los coronavirus

Los CoV son virus ARN grandes, con el genoma de mayor tamaño entre los virus ARN conocidos. El genoma, helicoidal y con una única hebra, está empaquetado junto con una proteína (nucleocápside). En la envoltura viral se encuentran al menos 3 estructuras proteicas: proteína M de membrana, proteína E cuya función principal es el ensamblaje viral, y la proteína S en las espinas (spike) implicada en la penetración del virus en las células huésped atacadas. Algunos CoV también incluyen una proteína que actúa como esterasa de la hemaglutinina (HE). Las espinas conforman unas protusiones en la superficie del virus que acaban en un copete más amplio, dando esa forma que recuerda a una corona, que es a la postre el origen del nombre del microorganismo (Annu Rev Virol. 2016;3(1):237-61).

Patogenia

Los primeros CoV se identificaron en la década de 1960. Actualmente se clasifican en cuatro géneros (alpha, beta, delta y gamma, -ICTV, 2018-), y 7 variedades de ellos son conocidos patógenos humanos (hCoV-):

  • Cuatro de ellos, denominados hCoV-229E, hCoV-NL63, hCoV-OC43 y hCoV-HKU1, causan infecciones leves usuales, que prácticamente infectan a todas las personas en diversas ocasiones en la vida (conjuntivitis, infección respiratoria o gastrointestinal). 
  • Tres virus (SARS-CoV, MERS-CoV y el novedoso 2019-nCoV) causan también formas graves de enfermedad respiratoria.

Los CoV son también patógenos en diversas especies de aves y, sobre todo, de mamíferos (camellos, gatos, murciélagos, etc.), causando distintas formas de enfermedad respiratoria, gastrointestinal y del sistema nervioso central, que ocasionalmente provocan una alta mortalidad entre el ganado porcino o bovino. También afecta a animales de compañía (perros, gatos, etc.).

Se comportan como zoonosis en muchas ocasiones. Es, sin embargo, la transmisión entre humanos la fuente de infección que preocupa a las autoridades de salud de todo el mundo, por el potencial para difundirse ampliamente, y para causar brotes y epidemias amplias e incluso pandemias.

Fuentes: OMS y CDC.

Enfermedades humanas causadas por coronavirus

La familia Coronaviridae incluye una amplia variedad de virus patógenos en humanos, que causan desde resfriados a enfermedades graves como el síndrome respiratorio agudo grave (severe acute respiratory syndrome, SARS), el síndrome respiratorio grave de Oriente Medio (Middle East respiratory syndrome, MERS), y el novedoso síndrome respiratorio causado por un nuevo CoV identificado en la ciudad china de Wuham a finales del mes de diciembre de 2019.

Síndrome respiratorio agudo grave (severe acute respiratory syndrome, SARS)

El coronavirus causante del SARS (SARS-CoV) fue identificado por primera vez en Guangdong (China) a finales de 2002. En 2003 se registraron 8098 casos (mortalidad 9,5·%) en 24 países, y no se han identificado más casos en el mundo desde 2004. Es una infección de transmisión humana por vía respiratoria entre individuos cercanos. No se conoce el origen del virus, ni sus reservorios, aunque se han encontrado pruebas de infección en algunas civetas (mamíferos carnívoros similares a los gatos, propios del sureste asiático).

El virus fue secuenciado en un tiempo récord, apenas 6-7 semanas, y la información obtenida difundida (N Engl J Med. 2003;348(20)).

Fuentes: OMS, ECDC y CDC, diciembre de 2017.

Síndrome respiratorio grave de Oriente Medio (Middle East respiratory syndrome, MERS)

El coronavirus causante del MERS (MERS-CoV) fue identificado por primera vez en Arabia Saudí en 2012. Desde entonces y hasta noviembre de 2019 se han confirmado 2498 casos, más del 80 % de los casos han ocurrido en Arabia Saudí u otros países de la península arábiga; los demás casos se han registrado en otros 17 países, aunque prácticamente todos relacionados con viajes desde la zona endémica. La mortalidad asociada a los casos conocidos es del 34,5 %.

El MERS-CoV es un virus zoonótico. Su origen lejano se sitúa probablemente en los murciélagos, aunque son los dromedarios (camello arábigo) el reservorio y fuente de infección humana conocidos, aunque a través de mecanismos nada claros. La transmisión interhumana es difícil y hasta ahora parece estar limitada a los contactos estrechos y al entorno sanitario donde se atienden estos enfermos.

El brote se mantiene activo: el último caso notificado por Arabia Saudí data del 22/enero de 2020.

Fuentes: OMS, marzo de 2019, ECDC y CDC, agosto de 2019.

Nuevo coronavirus identificado en Wuhan, China (2019-nCoV)

En diciembre de 2019 se registró en la ciudad china de Wuhan un brote de una enfermedad respiratoria (neumonia) causada por un agente no identificado. La OMS recibió el primer informe sobre estos casos el 31 de diciembre. Finalmente se ha identificado la causa: un nuevo coronavirus (denominado inicialmente como 2019-nCoV). 

Los primeros casos parecían estar relacionados con un mercado de marisco, pescado y animales vivos, pero después se han registrado numerosos casos sin relación con este tipo de establecimientos y que parecen indicar la presencia de una moderada capacidad de transmisión humana. 

Incidencia: casos y mortalidad

Aunque se han notificado casos graves y varias muertes entre los enfermos, la mayoría de los casos parecen constituir una enfermedad leve o moderada. El balance de casos y mortalidad es cambiante, día a día.

Número de casos confirmados Mortalidad Países afectados
830* 25** China (fuente: CCDC, 24/enero)
4 - Tailandia (fuente, 22/enero)
4 - Un caso en: Corea del Sur, EE. UU., Japón y Taiwán (fuente: CCAES/MS, 22/enero) 
Total: 838 Total: 25 6 países: China, Tailandia, Corea del Sur, EE. UU., Japón y Taiwán (23/enero)
* De ellos, al menos, 15 casos en sanitarios. ** Todos en Wuhan. Datos provisionales (para acceder a los datos actualizados consultar las fuentes indicadas más adelante)

Sin embargo, un informe del Imperial College of London (22/enero/2020) estima que en la ciudad de Wuhan (con una población de más de 9 millones de habitantes, cuyo aeropuerto atiende a una región con más de 19 millones de personas) habría, en realidad, una cantidad de personas infectadas y sintomáticas superior a 4000 (IC 95 %: 1000-9700), mientras que las cifras oficiales situan la incidencia en 440 casos.

El 21 de enero, los CDC estadounidenses notificaron el primer caso de infección por este agente, en un viajero procedente de Wuhan y llegado al estado de Washington el pasado 15 de enero. Hasta ahora los países afectados son: China, Tailandia, Japón, Corea del Sur y EE.·UU. 

El nuevo virus 2019-nCoV

El día 10 de enero, tras las presiones de la comunidad científica internacional, las autoridades chinas compartieron con la OMS la información sobre la secuenciación del genoma del 2019-nCoV, lo que permite a los laboratorios autorizados iniciar su estudio y conocimiento. 

El virus se encuentra clasificado provisionalmente en el grupo de los betacoronavirus, y filogenéticamente muy cercano al SARS-CoV.

Medidas de control

En el caso del 2019-nCoV actual, ya se han puesto en marcha controles a la salida y entrada de viajeros, con preguntas específicas y cribado de temperatura en los pasajeros:

  • China y Tailandia ya han impuesto medidas de control a los viajeros que salen o llegan de las zonas afectadas. 
  • También Australia y EE. UU. han puesto en marcha medidas de cribado en los vuelos procedentes de las áreas afectadas.

El 22/enero, las autoridades chinas han tomado la medida extraordinaria de clausurar todos los medios de transporte y prohibir la salida de ciudadanos de la ciudad, en un intento de limitar la extensión del brote.

Fuentes: CDCOMSECDCMinisterio de SanidadBlog microBIO.

La OMS descarta, por el momento, declarar la “emergencia de salud pública de interés internacional”

Todos los brotes de infecciones causadas por virus de nueva aparición constituyen un problema de salud pública importante. Ya desde hace unos años, para la OMS las infecciones por CoV se encuentran en la lista de enfermedades con capacidad de difusión amplia y alto impacto, incluso con riesgo pandémico, que deben ser investigadas con prioridad y hacer preparativos para afrontar los escenarios futuros posibles.

Los días 22 y 23 de enero de 2020 se ha reunido el Comité de Emergencias de la OMS con el objetivo de estudiar si declarar la "emergencia de salud pública de interés internacional" (PHEIC, en inglés), descartando finalmente este paso.

Posdata, 30 de enero de 2020. En la reunión del Comité de Emergencias de la OMS del 30 de enero de 2020, se ha decidido declarar la "emergencia de salud pública de interés internacional".

Para seguir la evolución de la infección por el 2019-nCoV

Enlaces web en los que seguir la evolución de las infecciones por 2019-nCoV:

-oOo-

Más información: