Go to: Contenido » | Main menu » | Information menu »


Vacunación de los prematuros frente a los rotavirus

28 mayo 2019
Fuente: 
CAV-AEP

Las vacunaciones en los lactantes nacidos prematuramente plantean dudas y preocupación con frecuencia. Es usual, también, que las vacunaciones sufran demoras no siempre justificadas por las circunstancias clínicas de los lactantes. El CAV-AEP ha recomendado que los prematuros hospitalizados, cuando su situación clínica lo permita, reciban la vacuna frente al rotavirus. Las recomendaciones de las comunidades autónomas en este grupo de edad contienen, así mismo, imprecisiones y falta de homogeneidad que facilitan la confusión.

La Sociedad Española de Neonatología (SENeo) y el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (CAV-AEP) han elaborado un documento de consenso titulado “Recomendaciones para la vacunación frente al ROTAvirus de los recién nacidos PREMaturos (ROTAPREM)” (ver aquí el documento, junto con un tríptico dirigido a las familias) cuyas líneas generales se resumen a continuación.

Puntos clave:

  • El rotavirus (RV) es la causa principal de diarrea infantil grave en todo el mundo e infecta prácticamente a todos los niños en los primeros 5 años de vida, sobre todo en los primeros 2 años.
  • Existen dos vacunas frente al rotavirus disponibles en nuestro medio, ambas atenuadas y de administración oral, que han demostrado ser seguras y eficaces frente a la enfermedad y que no interfieren con las vacunas de los calendarios vigentes.
  • El objetivo fundamental de estas vacunas ha sido reproducir la historia natural de la infección y proteger frente a la enfermedad grave en los primeros meses de vida.
  • Los niños recién nacidos (RN) prematuros son especialmente vulnerables a la enfermedad por RV, no solo por tener más riesgo de adquirir la infección, sino también por sus complicaciones. Ello es debido, entre otros factores, a que han tenido una menor transferencia materna de anticuerpos y porque habitualmente la tasa de lactancia materna en ellos es menor que en los RN a término.
  • La vacunación frente al RV en niños prematuros ha mostrado unos resultados de eficacia y seguridad similares a los comunicados en niños a término y los datos existentes sugieren un riesgo bajo de diseminación e infección nosocomial cuando la vacunación se realiza durante la hospitalización.
  • Se recomienda que los RN prematuros, siempre que su condición clínica lo permita, reciban la vacunación frente al RV sin retrasos, incluso durante la hospitalización si así fuese necesario.

Recomendaciones de vacunación frente al RV en niños prematuros 

La Sociedad Española de Neonatología (SENeo) y el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (CAV-AEP) recomiendan

  • El prematuro debe ser vacunado de acuerdo a su edad cronológica, independientemente de su edad gestacional y de su peso al nacimiento.
  • Es sumamente importante iniciar la vacunación a partir de las 6 semanas de vida. Salvo en situaciones excepcionales, no se debe retrasar la edad de la vacunación y si fuera preciso se administrarán todas las vacunas en el hospital, incluida la vacuna del RV.
  • Los lactantes que fueron prematuros menores de 28 semanas y pesaron <1500 g tienen mayor riesgo de apnea y bradicardia en las 48-72 horas después de la vacunación, pero estos fenómenos son transitorios.
  • La seguridad de las vacunas en los niños prematuros es alta y la reactogenicidad es similar a la de los recién nacidos a término.
  • Los niños prematuros que permanecen ingresados deben estar clínicamente estables y sin presentar acontecimientos cardiorrespiratorios, en particular las apneas y bradicardias, en el momento de la vacunación.
  • La administración de la vacunación frente al RV en prematuros hospitalizados se ha constatado que es segura bajo unas adecuadas condiciones higiénicas, por lo que debería ser una práctica habitual en las unidades de neonatología cuando alcanzan la edad de 6-8 semanas (edad cronológica, sin corregir) si están clínicamente estables. 
  • Como precaución (y viene recogido en las fichas técnicas), cuando se administre la vacunación a niños prematuros ≤28 semanas de gestación y, especialmente, en aquellos con historial de inmadurez respiratoria, se debe considerar tanto el riesgo potencial de apnea como la necesidad de monitorización durante 48-72 horas.

En el documento se abordan, además, otros aspectos como: precauciones para evitar la transmisión horizontal del virus vacunal, administración de la vacuna en lactantes con sonda nasogástrica, coadministración con otros productos, gastroenteritis por rotavirus previa, precauciones y contraindicaciones. El documento dirigido a profesionales se complementa con un tríptico con información básica dirigido a los padres de los prematuros.

-oOo-

Adenda (10 de julio de 2019): se publica en Anales de Pediatría un artículo relacionado con este tema, titulado "Recomendaciones para la vacunación frente al ROTAvirus de los recién nacidos PREMaturos (ROTAPREM)" (An Pediatr (Barc). 2019; doi.org/10.1016/j.anpedi.2019.06.001).

-oOo-

Más información: