Go to: Contenido » | Main menu » | Information menu »


Una vacuna frente al ébola muestra resultados esperanzadores

10 enero 2017
Fuente: 
Lancet, OMS

La noticia ha estado en todos los medios de comunicación generales: “Una vacuna frente al ébola ha mostrado una eficacia del 100 %”. También la OMS lo ha anunciado el pasado 23 de diciembre, aunque con un titular más riguroso: “Una vacuna con elevada eficacia...”.

El virus del Ébola se identificó en 1976 y desde entonces se han registrado brotes esporádicos en el continente africano. Entre 2013 y 2016, en el África occidental, la enfermedad se ha mantenido muy activa, causando más de 11 300 muertes en Sierra Leona, Liberia y Guinea en el periodo 2014-2015.

El estudio al que se refiere la noticia ha sido publicado en The Lancet y se ha realizado en la región de la costa atlántica donde se mantuvo activa la enfermedad en 2015: Basse-Guinée, donde se encuentra Conakri, la capital de la República de Guinea, y los distritos de Tonkolili y Bombali de Sierra Leona.

El producto estudiado en una vacuna recombinante (rVSV-ZEBOV) desarrollada por la Public Health Agency of Canada y cuya licencia corresponde a la compañía MSD. La vacuna está producida a partir de un virus VSV (vesicular stomatitis virus) atenuado, en el que se ha introducido un gen que expresa una glucoproteína de superficie del virus del Ébola, cepa Zaire.

El estudio actual incorpora los datos preliminares de otro, publicado en 2015, y que descubrió el potencial del producto investigado. En este estudio previo se incluyeron 7651 individuos mayores de 18 años, y no se usó grupo control, por condicionantes éticos previos. Los participantes se distribuyeron en 2 grupos aleatorizados (vacunación inmediata o vacunación diferida 3 semanas). Entre los 4123 individuos asignados al grupo de vacunación inmediata se vacunaron finalmente 2014 y entre estos no hubo ningún caso de enfermedad a partir de 10 días después de la vacunación, mientras que en otro grupo (vacunados a las 3 semanas: 1498) hubo 16 casos. Dada la elevada efectividad hallada en este primer estudio, se estimó necesario, por una parte, incorporar a los niños de 6 a 18 años y, en segundo lugar, omitir el grupo de vacunación demorada y hacer la evaluación bajo condiciones metodológicas rigurosas, que permitieran confirmar los resultados hallados.

El estudio publicado ahora ha incluido a un total de 11 841 personas y añade 19 nuevas agrupaciones de casos y contactos (2745, entre los que había 194 niños) de los cuales se vacunaron sin demora 1677. Entre las personas que recibieron la vacuna de foma inmediata no hubo casos de la enfermedad, mientras que en los que no la recibieron o la recibieron 3 semanas después, hubo 23 casos (eficacia del 100 %; IC 95 %: 79,3-100; p=0,0033).

El ensayo utilizó un diseño innovador, el denominado método de "vacunación en anillos" usado antes con la viruela. Cuando se diagnostica un nuevo caso, se identifica a todas las personas que pudieron haber estado en contacto con ese caso en las 3 semanas anteriores, como los convivientes, o las que visitó el paciente o estuvieron en estrecho contacto con él o con sus ropas. Se identificaron un total de 117 grupos (o "anillos"), cada uno formado por un promedio de 80 personas.

Además de mostrar una alta eficacia entre los vacunados, el estudio también ha revelado que las personas no vacunadas se beneficiaban de cierta protección indirecta, aunque los autores advierten de que el ensayo no fue diseñado para medir este efecto, por lo que se necesitará más investigación.

En cuanto a la seguridad, el 53,9 % de los participantes experimentaron algún efecto secundario; el 87,5 % de ellos fueron catalogados como leves (cefalea, fatiga y mialgias). En 80 casos fueron efectos adversos serios y solo en 2 de ellos se determinó que estaban relacionados con la vacuna (una reacción febril y una anafilaxia) y otro más como posiblemente relacionado (cuadro pseudogripal). Todos ellos se recuperaron sin secuales.

Los estudios han sido dirigidos por la OMS, en colaboración con el gobierno de Guinea y Medecins sans Frontieres (MSF-Francia), y el apoyo financiero de Canadá, Noruega, Reino Unido y otros participantes. El fabricante, MSD, recibió para su vacuna la calificación Breakthrough Therapy de la FDA y PRIME (PRIority MEdicines) de la EMA, lo que permitirá una tramitación rápida del expediente de aprobación final, si supera los requisitos previos. En enero de 2016, la Vaccine Alliance (GAVI) proporcionó 5 millones de dólares a MSD para la futura adquisición de la vacuna, una vez que haya sido aprobada y recomendada por la OMS. Como parte de este acuerdo, MSD se comprometió a asegurar que estén disponibles 300·000 dosis para uso de emergencia y presentar la vacuna, para obtener la licencia, a finales de 2017.

El desarrollo ha llevado unos 2 años, cuando lo habitual son al menos unos 10 años, lo cual ya es un hecho extraordinario. Como limitaciones del estudio cabe señalar que no se incluyó el análisis de la respuesta serológica de los vacunados, que tampoco se incluyeron a los niños pequeños y que los resultados pueden no ser trasladables a otras cepas del virus del Ébola. Pese a esto, los resultados hallados son muy relevantes y están proyectados o en curso nuevos estudios que abarquen específicamente, también, a los sanitarios y a las personas infectadas por el VIH.

Esta vacuna podría eventualmente usarse para controlar un brote, a la vista de los resultados mostrados, pero aún es pronto para pensar en su uso sistemático en las zonas de riesgo. El entusiasmo de los hallazgos descritos debe atemperarse y dar lugar a nuevas investigaciones que sirvan para aclarar las muchas cuestiones aún pendientes como, además de lo ya citado antes: la duración de la protección y si una mayor atenuación del VSV podría minimizar los efectos adversos (en estudios preclínicos habría mostrado un perfil de seguridad con incertidumbres), sin castigar la inmunogenicidad.

Además de estos esperanzadores resultados con la vacuna rVSV-ZEBOV, hay que señalar que otros productos candidatos siguen en desarrollo y estudio. Uno de estos productos cuenta ya con datos en humanos. La vacuna Ad5-EBOV, basada en un adenovirus humano, acaba de publicar los resultados de un ensayo en fase 2, que incluyó a 500 adultos sanos en Sierra Leona, en el que una rama del estudio recibió solo placebo. Se comprobó una respuesta serológica relevante pero que decayó al final del estudio (168 días), lo cual refuerza la necesidad de nuevos desarrollos con este producto.