Go to: Contenido » | Main menu » | Information menu »


Erradicación mundial de dos de los tres virus de la polio

28 octubre 2019
Fuente: 
Elaboración propia a partir de varias fuentes

El 24 de octubre es el día señalado para celebrar el Día Mundial de la Poliomielitis; la fecha elegida commemora el nacimiento de Jonas Salk (1914-1995).

Este año, además, ha servido de marco para el anuncio por parte de la OMS de un logro histórico en la lucha contra la enfermedad: la erradicación mundial del virus de la polio tipo 3 (VP3) salvaje. En 2015 se certificó la erradicación del VP2, por lo que son dos de tres, los virus de la polio erradicados en todo el mundo.

Los tres virus de la polio (tipo 1, 2 y 3) son genética e inmunológicamente distintos, por lo que necesitan abordajes y estrategias de control específicas, aunque, desde el punto de vista clínico, los tres causan infección y enfermedad de forma similar.

Desde mayo de 2014, el Comité de Emergencias de la OMS, al amparo del Reglamento Sanitario Internacional, mantiene calificada la situación de la poliomielitis como una “emergencia de salud pública de interés internacional” (última declaración, el pasado 3 de octubre de 2019). 

Global Polio Eradication Initiative (GPEI)

GPEI es una entidad fundada en 1988, tras el anuncio de la Asamblea Mundial de la Salud del objetivo de la erradicación de la polio, patrocinada por la OMS, Rotary International, los CDC estadounidenses, UNICEF y la Fundación Bill y Melinda Gates. También recibe fondos de otras fundaciones de la ONU, Banco Mundial, Comisión Europea, y otros donantes gubernamentales, corporativos e individuales. Su función ha sido la de ofrecer el apoyo necesario a los países para avanzar en la erradicación de los poliovirus, recopilando y analizando información, estableciendo planes y estrategias adaptadas a cada escenario y buscando fondos para llevar a cabo los programas de vacunación.

Erradicación del VP3

La GPEI cuenta con comisiones independientes, a nivel global y regional, que evalúan y verifican periódicamente los avances en la erradicación de la polio. Ahora, el 19 de octubre de 2019, su Global Certification Commission ha certificado la erradicación mundial del VP3

En una reunión extraordinaria celebrada el 24 de octubre en la sede de la OMS en Ginebra, David Salisbury, director de la Global Commission for the Certification of Poliomyelitis Eradication entregó el documento que certifica dicho logro al director general de la OMS, Tedros Ghebreyesus.

¿Qué significa el logro alcanzado?

En la lucha contra la polio, los hitos más relevantes han sido (de forma esquemática y por orden cronológico):

  • 1994: región de las Américas libre de polio. La OPS/OMS ha celebrado recientemente el 25 aniversario de este hecho.
  • 1999: último caso por VP2 en el mundo.
  • 2000: región del Pacífico occidental libre de polio.
  • 2002: región de Europa libre de polio.
  • Noviembre de 2012: última detección del VP3 en el norte de Nigeria.
  • 2014: región del Sureste de Asia libre de polio.
  • 2014: declaración de "emergencia de salud pública de interés internacional".
  • El 20 de septiembre de 2015 se certificó la erradicación mundial del VP2.
  • 2016: sustitución de la vacuna oral atenuada trivalente por otra bivalente, de forma sincronizada en 155 países.
  • En 2016, última detección de un poliovirus salvaje en la región africana. 
  • El 19 de octubre de 2019 se ha certificado la erradicación mundial del VP3.

La erradicación del VP3 constituye un hecho histórico de extraordinaria importancia, solo posible por la sinergia del trabajo continuado de miles de investigadores y sanitarios, sobre todo sobre el terreno, la tecnología más avanzada, una compleja red de laboratorios acreditados y la financiación y compromiso internacionales. Ahora, el GPEI propone como meta final, la erradicación del VP1, en 2023.

La erradicación completa es posible, y está al alcance de la mano. Valga un ejemplo ilustrativo: en la India, en la década de 1990, ¡cada día se producían 500-1000 casos de parálisis infantil por la polio! Finalmente, la enfermedad fue eliminada por completo en 2014, liberando a toda la región de la enfermedad.

Retos pendientes

El panorama que se abre tras la erradicación del VP3, también simplificando, exige reforzar e intensificar los esfuerzos internacionales para vencer los últimos retos:

  • La difusión y los casos de parálisis por el virus de la polio tipo 2 derivado de la vacuna (VP2dv), sobre todo en África, en regiones con coberturas vacunales insuficientes (la presencia de los virus VP1dv y VP3dv es mucho más reducida, solo un 14 %, en conjunto, de los casos de parálisis por los virus derivados de las vacunas). La investigación ha identificado las mutaciones que hacen que el virus vacunal recobre virulencia y transmisibilidad, y se trabaja en dos nuevos preparados vacunales que omiten los genes responsables de dicha transformación, y que se espera que estén disponibles en pocos meses.
  • Sustitución de la vacuna oral bivalente (VP1 y VP3) atenuada en uso por otra monovalente (VP1) hasta la erradicación de este virus. Desarrollo de vacunas hiperatenuadas monovalentes para posible uso en brotes en regiones con infrainmunización y sistemas de aguas sanitarias deficientes, con mantenimiento de reservas estratégicas en instalaciones de alta seguridad.
  • La producción de la vacuna inactivada en cantidad suficiente para satisfacer las necesidades de vacunación en todo el mundo. El panorama parece despejarse con el incremento del número de productores de vacunas y el desarrollo de dos nuevos preparados inactivados a partir de cepas Sabin en vez de Salk y con el uso en condiciones de no inferioridad de las dosis fraccionadas por vía intradérmica (Lancet. 2019;393(10191):2624-34 y comentarios en Lancet. 2019;393(10191):2569-71J Infect Dis. 2019;220(10)1545-6)
  • La financiación necesaria para la intensificación de la investigación y los programas de vacunación. La GPEI ha estimado en 3270 millones de dólares lo necesario para asegurar poder llevar a cabo los planes, pero tras muchos años de financiación internacional intensiva, encuentra dificultades para ello. Con frecuencia se expone la duda de por qué se necesita tan elevada financiación si la enfermedad está arrinconada y los casos son pocos. La respuesta es que se estima que para garantizar la erradicación se necesitará vacunar a unos 400 millones de niños cada año, y durante 10 años sucesivos, contando con que el objetivo de lograr dotar a todo el mundo de agua segura y saneamiento ambiental básico se alcance de forma más lenta. Mantener esta actividad en lugares remotos con logística tan complicada requiere grandes inversiones.

¿Sería mejor conformarse con un elevado nivel de control global de la enfermedad en vez de la erradicación? Un estudio de hace unos años estimaba que renunciar a la erradicación supondría un coste adicional de 3500 millones de dólares y unos 200·000 casos, cada año, además del permanente riesgo de extensión por el planeta (Lancet. 2007;369(9570):1363-71). Realmente, el objetivo de la erradicación es irrenunciable, y, además, de pura justicia.

-oOo-

Más información: