Vista creada el 24/09/2018 a las 11:34 h

La vacunación frente al rotavirus es segura en los prematuros hospitalizados

16 marzo 2018
Fuente: 
Manual de Vacunas de la AEP
La vacunación frente al rotavirus de los prematuros, aunque se encuentren aún en el hospital, es muy recomendable.

El CAV-AEP recomienda la vacunación frente al rotavirus (RV) en todos los lactantes, con una pauta de 2 o 3 dosis, según el preparado vacunal utilizado:

  • RotaTeq® se administra en 3 dosis. La inmunización se puede iniciar a partir de las 6 semanas de edad y hasta las 12 semanas, con un intervalo mínimo entre dosis de 4 semanas. Las 3 dosis deben ser administradas antes de las 32 semanas de edad.
  • Rotarix® se administra en 2 dosis. La primera dosis se recibirá a partir de las 6 semanas de edad. Debe haber un intervalo de, al menos, 4 semanas entre dosis. La pauta de vacunación debería ser administrada preferentemente antes de las 16 semanas de edad, pero debe estar finalizada a las 24 semanas de edad.
  • Dado el posible efecto sobre la invaginación intestinal [1], se recomienda que la 1.ª dosis se administre lo antes posible, preferentemente entre las semanas 6.ª y 8.ª.

Vacunación frente al rotavirus de los prematuros hospitalizados

El capítulo dedicado a la vacunación frente al RV [2], del Manual de Vacunas en línea de la AEP [3], se ha actualizado en el presente mes de marzo. En el apartado de indicaciones y esquemas de vacunación [4] se dice:

La administración en prematuros hospitalizados se ha constatado que es segura bajo unas adecuadas condiciones higiénicas, por lo que debería ser una práctica habitual en las unidades de neonatología, pues, de lo contrario, algunos de estos niños no podrán ser vacunados tras el alta, al haber sobrepasado la edad máxima para recibir la 1.ª dosis.

La recomendación vigente anteriormente, vacunación al alta si están en el rango de edad referido antes, tenía como consecuencia que muchos lactantes (más de la mitad según estudios como, por ej., Pediatrics. 2013;132(3):e662-5 [5]) nacidos prematuros/bajo peso al nacer perdían la oportunidad de beneficiarse de la vacunación frente al RV, y es sabido que es un grupo de población particularmente vulnerable a las infecciones por RV.

Las recomendaciones de vacunación de otros países, en el apartado de los prematuros hospitalizados, son variables. Mientras que EE. UU. [6] y Canadá [7] recomiendan esperar al alta, otros como Alemania [8], Finlandia [9]Reino Unido [10], Australia [11] y Nueva Zelanda [12] sí recomiendan la vacunación de los prematuros hospitalizados. La ESPID, asímismo, avaló la vacunación de los prematuros a la edad cronológica correspondiente independientemente de si se encontraban en su domicilio o en el hospital (Pediatr Infect Dis J. 2015;34(6):635-43 [13]).

Dos estudios recientes (Vaccine. 2017 Oct 13. pii: S0264-410X(17)31392-0 [14] y Expert Rev Vaccines. 2016;15(12):1463-5 [15]) confirman que la vacunación de los prematuros hospitalizados, si se encuentran estables, es segura. El riesgo de transmisión del RV a los contactos, aunque posible sobre todo en los 10 días posteriores a la primera dosis, es extremadamente bajo, si se observan con rigor las medidas de precaución estándar (aislamiento de contacto, sobre todo el lavado de manos tras los cambios de pañales).

Por tanto, el CAV-AEP recomienda la vacunación frente al rotavirus de los prematuros que permanecen hospitalizados cuando alcanzan la edad de 6-8 semanas (edad cronológica, sin corregir) si están clínicamente estables. Como es lógico, en estos casos son aplicables todas las precauciones y contraindicaciones [16] reconocidas con carácter general.

Es destacable, por otro lado, que el País Vasco recomienda y financia la vacunación frente al rotavirus [17] en los nacidos prematuros (<32 semanas) comenzando a las 6 semanas de edad cronológica si se encuentran ya en su domicilio: una medida, parcial pero muy apreciable, que debería animar a otras CC. AA., con el objetivo final de la financiación de la vacunación universal de los lactantes.

-oOo-

Más información:

Técnica e importancia del lavado de manos