Go to: Contenido » | Main menu » | Information menu »


Virus Nipah: las amenazas pandémicas están ahí

22 noviembre 2021
Fuente: 
Elaboración propia a partir de varias fuentes

En agosto de 2021 un niño de 12 años murió en Kerala (India) como resultado de una infección por el virus Nipah (VNi). Hace ya varios años, la OMS incluyó a este microorganismo entre las amenazas pandémicas con necesidades de investigación prioritaria. Se presenta una breve reseña del estado de desarrollo de los candidatos a vacuna contra el VNi, en un contexto que apremia para hacer preparativos para afrontar eventuales riesgos de nuevas pandemias.

Infecciones por el virus Nipah y otros henipavirus

Taxonomía: familia Paramyxoviridae, subfamilia Orthoparamyxoviridae, género Henipavirus, especies virus Nipah (VNi) y virus Hendra (VHe).

El virus Nipah (VNi) es un virus zoonótico (se transmite de animales a humanos), pero también puede transmitirse a través de alimentos contaminados o directamente entre personas. Aunque ha causado solo unos pocos brotes conocidos en Asia y en la región del Pacífico occidental, infecta a una amplia gama de animales y es causa de enfermedades con elevada letalidad en las personas, lo que lo convierte en un problema de salud pública:  

  • La infección por el virus Nipah en humanos tiene una amplia variedad de presentaciones clínicas, desde infección asintomática (o paucisintomática) hasta infección respiratoria aguda grave y encefalitis fatal.
  • La tasa de letalidad se estima entre el 40 % y el 75 %. Esta tasa puede variar según distintos factores, entre ellos la capacidad del sistema sanitario para el manejo clínico de los pacientes.
  • El virus Nipah puede transmitirse a los humanos a través de animales (como murciélagos o cerdos) o alimentos contaminados y también puede transmitirse directamente de persona a persona y brotes nosocomiales (Sazzad HMS, Emerg Infect Dis, 2013).
  • Los murciélagos frugívoros de la familia Pteropodidae son el huésped natural del virus Nipah.
  • En la actualidad no hay ningún antiviral específico o vacuna disponible para personas o animales infectados. 
  • El virus también puede causar enfermedades graves en animales, sobre todo en los cerdos, con un importante impacto en instalaciones e industrias ganaderas.

El virus Nipah entre las prioridades de investigación por su potencial pandémico

Desde 1994 se han descritos brotes ocasionales (con un total de casos confirmados cercano a 1000) en Australia y varios países del sudeste asiático y del área del Pacífico occidental. Son impredecibles, pueden afectar y transmitirse entre distintos mamíferos y los humanos, y han mostrado una elevada letalidad. Su presencia se asocia a la de los murciélagos Pteropus, pero también puede encontrarse en otras familias de murciélagos. Estas características sitúan al VNi entre los riesgos de salud pública de interés global y objeto de necesidades de investigación prioritarias: pruebas de diagnóstico rápido sensibles y asequibles, medidas de control no farmacológicas, y antivirales y vacunas eficaces, todas ellas disponibles en tiempo real en las áreas afectadas y en las de mayor riesgo estimado.

Infecciones con capacidad pandémica

Según la OMS los microorganismos de los que se sospecha pudieran mostrar una amplia difusión y elevado impacto, con capacidad pandémica, serían: SARS-CoV-2 (COVID-19); coronavirus del SARS y el MERS; fiebre hemorrágica de Crimea-Congo; enfermedad por el virus del Ébola y enfermedad por el virus de Marburg; fiebre de Lassa; Nipah y enfermedades henipavirales; fiebre del Valle del Rift; virus Zika; y "Enfermedad X".

Este listado no es exhaustivo, solo recoge las amenazas conocidas que se creen prioritarias, tampoco están ordenadas por ningún criterio de importancia entre sus componentes. La enfermedad X representa a otros microroganismos que pudiera constutuir una amenaza pandémica actualmente desconocidos (Simpson S, Lancet Infect Dis, 2020). Los CDC estadounidenses han incluido al virus Nipah entre los microorganismos susceptibles de ser usados en actividades de bioterrorismo.

Investigación de candidatos a vacunas del virus Nipah

Se acaba de publicar una amplia revisión del estado de investigación de los antivirales, anticuerpos monoclonales y vacunas frente a los henipavirus (Gomez-Roman R, Lancet Infect Dis 2021), de la que se extraen algunos datos.

Un borrador del perfil deseado de una eventual vacuna Nipah establece que se utilizará para la inmunización reactiva (es decir, la inmunización activa de las personas en riesgo en el área con un brote en curso) y junto con otras medidas de control del brote. En este escenario las características clave preferidas de una vacuna del VNi incluyen la capacidad de provocar inmunidad protectora rápidamente (preferiblemente en menos de 2 semanas) después de una dosis única, perfil de seguridad aceptable, alta eficacia (>90 %), termoestabilidad (2-8 °C) y la capacidad de conferir inmunidad y protección contra distintas cepas del virus.

Actualmente hay más de 40 candidatos en desarrollo con datos disponibles en el dominio público, y en distintas fases de investigación preclínica en varios modelos animales. De estas:

  • Ocho están destinados principalmente para uso veterinario.
  • Casi la mitad (19) se basan en plataformas de vectores virales.
  • Otras 17 son de subunidades de proteínas o partículas, con y sin adyuvantes.
  • Y solo dos se basan en la tecnología del ARNm.

Los principales objetivos de estas vacunas son la glucoproteína G de superficie o la proteína F de fusión. Todas las vacunas en estudio parecen ser altamente inmunógenas y producen anticuerpos neutralizantes en modelos animales.

Solamente hay un producto que ha llegado a la fase 1 de investigación clínica. Se trata de un producto con la glucoproteína G del VHe recombinante desarrollado a partir de una vacuna veterinaria ya aprobada, al que se ha añadido un nuevo adyuvante, Alhydrogel (CEPI, 2020; Geisbert TW, NPJ Vaccines 2021).

CEPI (Coalition for Epidemic Preparedness Innovations / Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias) está jugando un importante papel, aportando financiación para impulsar la investigación.

Es muy pronto para saber si alguno de los productos en investigación llegará al final de la investigación clínica. La irrupción de la pandemia de la covid ha frenado los trabajos de desarrollo de vacunas del VNi por el acaparamiento de recursos impuesto por la urgencia del momento, pero, a la vez, el éxito de las vacunas de ARNm podría dar lugar a un redireccionamiento de los planes y a impulsar nuevos desarrollos de vacunas del VNi con las plataformas de ARNm.

El coste de estas vacunas es otro gran desafío. Para las vacunas de la covid el coste varía entre los 4 dólares EE. UU. ($) para una vacuna de adenovirus a los 37 $ de una vacuna de ARNm (sin contar los costes de distribución, que pueden ser elevados). No se han calculado los costes en un escenario de brotes locales no extensos que necesitarían contar con reservas estratégicas de vacunas, pero estos costes deben evaluarse con una visión global de preparación ante riesgos pandémicos desconocidos y por tanto a cargo del conjunto de los países del mundo. Comparativamente, los costes de otros desarrollos farmacológicos, como los antivirales y los anticuerpos monoclonales, siempre resultan mucho más elevados.

Otras necesidades de la investigación

En el capítulo de otras necesidades, no menos importantes que las propias vacunas, se encuentran:

  • Métodos y técnicas de diagnóstico viral rápido.
  • Técnicas serológicas.
  • Vigilancia virológica.
  • La efectividad, costes directos e indirectos e impacto de las medidas no farmacológicas de control de la infección (restricción de movimientos, cierre de fronteras, confinamientos, etc.).

También es relevante la necesidad de revisar las estructuras de regulación de los países y del Reglamento Sanitario Internacional (RSI, OMS, 2005, tercera edición de 2016) para abordar de forma más eficaz la realización de estudios de fase 3 en poblaciones con baja incidencia de la infección, y para la respuesta rápida con medidas no farmacológicas ante amenazas imprevistas de distintos países, y la aprobación de fármacos de forma coordinada.  

Garantizar el acceso equitativo a las medidas frente al virus Nipah

Finalmente hay que destacar las consideraciones éticas derivadas del hecho de que la mayoría de los países implicados en la detección y medidas iniciales de control son países con recursos muy limitados, por lo que debería ser la comunidad internacional la responsable de dotarlos de los medios necesarios para llevar a cabo eficazmente la vigilancia epidemiológica y virológica, el manejo (diagnóstico y tratamiento) de casos y las medidas de control de la difusión y expansión de la infección.

La actual pandemia causada por el SARS-CoV-2 ha destapado importantes brechas en la capacidad de la comunidad internacional para afrontar riesgos globales. El análisis de la respuesta a la pandemia actual debe hacer revisar y mejorar sustancialmente la capacidad de respuesta ante amenazas globales (Maxmen A, Nature, 2021).

-oOo-

Más información