Go to: Contenido » | Main menu » | Information menu »


Isabel Zendal y la expedición Balmis

04 enero 2019
Fuente: 
Elaboración propia a partir de varias fuentes.

Real Expedición Filantrópica de la Vacuna (Expedición Balmis)

La Real Expedición Filantrópica de la Vacuna (1803-1814), conocida como la Expedición Balmis, en referencia al médico Francisco Javier Balmis, que la impulsó y dirigió, partió en la corbeta María Pita del puerto de La Coruña, el 30 de noviembre de 1803 y se considera que fue la primera expedición sanitaria internacional de la historia y una gesta extraordinaria. Su objetivo fue el de hacer llegar a todos los rincones del, entonces extenso, “imperio español”, los beneficios de la “vacuna” para luchar contra los devastadores efectos de la viruela.

Los protagonistas de la historia fueron Francisco Javier de Balmis y Berenguer (Alicante, 2 de diciembre de 1753 – Madrid, 12 de febrero de 1819), José Salvany y Lleopart (Cervera, Lérida, 1778 – Cochabamba, Bolivia, 21 de julio de 1810), Isabel Zendal Gómez (Santa Marina de Parada, Órdenes, La Coruña, 1771 - Puebla de los Ángeles, México, hacia 1811) y los 22 niños que sirvieron de medio de transporte de la “vacuna”. El rey Carlos IV (1748-1819) apoyó y sufragó los costes de la expedición.

Se ha escrito mucho sobre la Expedición Balmis, y también ha sido llevada al cine. Este texto se centra en la figura de la enfermera Isabel Zendal, a propósito de varias publicaciones recientes sobre su destacado papel en la gesta capitaneada por Balmis.

Isabel Zendal Gómez

Isabel Zendal Gómez fue uno de los pilares de la Expedición Balmis, aunque aún permanecen poco claros muchos aspectos de su procedencia, e incluso de su nombre y apellidos reales. Las investigaciones más recientes indican que debió nacer hacia 1771-1772 en el seno de una familia humilde de Santa Marina de Parada, La Coruña (A. López. La Opinión, A Coruña, 21 de noviembre de 2014). Uno de los 22 niños de la expedición, Benito, de 7 años de edad, pudo haber sido su propio hijo, natural o adoptivo.

Isabel era la rectora de la Casa de Expósitos (niños huérfanos y abandonados) de La Coruña cuando se gestó la expedición y recibió el encargo de cuidar a los niños, para que la “vacuna” pudiera llegar en condiciones a su destino.

La Asociación Isabel Zendal (presidida por Pilar Farjas) nació en 2016 para fomentar la investigación de la participación gallega en la Expedición Balmis, en particular de la figura de Isabel Zendal. Recientemente ha editado varias publicaciones muy interesantes, que se reseñan brevemente a continuación.

Isabel Zendal Gómez. En los archivos de Galicia

Se trata de un libro escrito por Antonio López Mariño y patrocinado por el Parlamento de Galicia, de 161 hojas, editado en papel en gallego y disponible para descarga libre en formato pdf en gallego, castellano e inglés.

El libro se centra en la figura de Isabel Zendal: las vicisitudes de las investigaciones sobre su origen y procedencia, sus apellidos y su trayectoria hasta ser la rectora de la Casa de Expósitos de La Coruña.

En aquel tiempo, La Coruña contaba con unos 15·000 habitantes y su área de influencia unas 5000 más. En la inclusa coruñesa, abierta en 1793, se recibían unos 100 niños al año, que en su mayoría se distribuían en familias de acogida o eran enviados a Santiago de Compostela. En la inclusa se encargaban del cuidado directo de solo unos 30 niños, pues contaban con muy escasos fondos. Isabel Zendal se hizo cargo del hospicio en los primeros meses de 1800 y permaneció en el puesto hasta que partió la Expedición Balmis, el 30 de noviembre de 1803. La vida diaria de este establecimiento se describe en el libro: a pesar de los escasos recursos disponibles, se ve que los niños parecían tener, al menos, algunas de las necesidades básicas más o menos cubiertas.

El 14 de octubre de 1803, el ministro de Gracia y Justicia, Josef Antonio Caballero transmite la Real Orden mediante la cual, el rey Carlos IV autorizaba incluir en la expedición a Isabel Zendal en calidad de enfermera. La función de Zendal durante la travesía era de decisiva importancia, pues era la de conseguir que la "vacuna" llegara "viva". Los niños se escogieron cuidando de que no hubieran estado en contacto con la viruela, para que prendiera en ellos la “vacuna”. Cada 10 días se traspasaba el pus de las lesiones de una pareja de niños al brazo de otra pareja, cuidando mientras los contactos con otros niños en espera para evitar contagios no previstos. Así pudieron llegar a Puerto Rico el 9 de febrero de 1804, y desde allí se ramificaron otras expediciones menores con nuevos niños a distintos destinos americanos. Finalmente, Balmis partió de nuevo desde Acapulco (México) a Filipinas, llegando a Manila en abril de 1805. En noviembre de 1806, Balmis emprendió, esta vez solo, el viaje de vuelta a España (llegó a Lisboa en agosto de 1807). Otros componentes de la expedición volvieron a México. Isabel Zendal siguió este camino, muriendo en Puebla de los Ángeles (México) unos años después.

En la última parte del libro se muestra una abundante colección de facsímiles de documentos relacionados con la familia, la propia Isabel Zendal y la expedición.

Expedición Balmis. ¿Cómo llegó la Vacuna de la viruela a América?. Guía didáctica

Guía elaborada por José Viñas, David Buján, Xacobo de Toro y David Eiroa, y financiada por la Xunta de Galicia. Está dirigida a los docentes encargados de los alumnos de 3.º y 4.º de la ESO. Tiene 85 páginas y está disponible en castellano y gallego.

Nuevo Mundo. Isabel Zendal en la Expedición de la Vacuna

Es un libro ilustrado de 56 hojas, dirigido a los niños de 8 a 10 años de edad. Los autores del texto y las ilustraciones son Borja López Cotelo y María Olmo Béjar (El primo Ramón y @EPRilustra). Está distribuido por la Editorial Bululú (y puede verse aquí una muestra autorizada del libro).

-oOo-

Más información: