Vista creada el 12/08/2020 a las 06:55 h

Cara y cruz de la polio: Nigeria y Pakistán, respectivamente

26 agosto 2019
Fuente: 
Elaboración propia a partir de varias fuentes
En Nigeria se cumplen 3 años sin polio, mientras que en Pakistán se han superado ampliamente los casos de polio por virus salvaje de 2018

[1]

La cara: la región africana de la OMS sin polio endémica desde hace 3 años

[2]El último caso de polio salvaje en el continente africano se registró en Nigeria en el verano de 2016. Tres años han pasado, y este logro abre las puertas [3] para la certificación de una nueva región de la OMS libre de la infección (la quinta, a falta solo de la del Mediterráneo oriental). La región africana de la OMS incluye a 47 países del continente (otros 6 países africanos están encuadrados en la región del Mediterráneo oriental).

La cruz: Pakistán, que ha superado ampliamente los casos del año anterior

[4]Para la poliomielitis, como en el caso del sarampión [5], el año 2019 no está siendo propicio: hasta el 22 de agosto se han registrado 66 casos producidos por el virus salvaje de la polio (virus de la polio tipo 1 [VP1]); de estos, 53 en Pakistán y 13 en Afganistán (los casos están confinados en determinadas áreas del este de Afganistán y del oeste de Pakistán). En el mismo periodo del año 2018, los casos de ambos países habían sido 18 (y 33 en todo el año) (datos de GPEI [6] a fecha del 22 de agosto de 2019). El incremento observado corresponde a los casos de Pakistán (53 en 2019 frente a 4 en el mismo periodo de 2018). Nigeria, el tercer país aún oficialmente endémico, no tiene casos de polio desde 2016.

Casos hasta el 22 de agosto de 2019, según GPEI [6]
Casos y países, 2018 y 2019 2019: hasta el 22/agosto 2018: hasta el 22/agosto Total 2018
VP salvaje  VPdv VP salvaje  VPdv VP salvaje  VPdv
Países endémicos  66 15 18 12 33 34
Países no endémicos 0 38 0 46 0 70
Total 66 53 18 58 33 104

En los casos de polio por el virus derivado de la vacuna (VPdv), los tres serotipos (VPdv1, VPdv2 y VPdv3) están implicados. Los países con circulación y más casos de parálisis por el virus derivado de la vacuna, en 2019, han sido: la Rep. Dem. del Congo (17 casos) y Nigeria (15 casos). Otros también afectados (hasta 53 casos en total) han sido: Angola, Rep. Centroafricana, Somalia, China, Etiopía y Níger. Birmania (Myanmar) está libre de polio salvaje desde 2007 y los últimos casos de parálisis por el VPdv datan de 2015, pero acaba de notificar varios casos [7] por el VPdv1. En 2018, Papúa Nueva Guinea y Somalia habían registrado 16 y 10 casos, respectivamente, pero en 2019 solo 3 en el caso de Somalia.

Vigilancia de las muestras de aguas ambientales en 2019: en Afganistán, Pakistán e Irán se ha comprobado la presencia del VP1; en Nigeria, Camerún, Ghana y Kenia e Irán se ha detectado la presencia del VPdv2. 

¿Hay riesgo de extensión de la polio a otras regiones del mundo?

Los objetivos iniciales de los planes de erradicación de la polio y el sarampión ya hace casi dos décadas que se quedaron atrás, sin éxito obviamente. En el caso de la polio, la fecha actualmente fijada marca el año 2023 (Polio Endgame Strategy 2019-2023 [8]), la enfermedad está confinada a unas pocas áreas de Afganistán y Pakistán, y el objetivo parece al alcance de las manos.

[9]

Sin embargo, como con el sarampión, cualquier resquicio, si se relaja la presión de las actividades para lograr la erradicación, la enfermedad reemerge, según aseguran algunos expertos [10]. La polio tiene algunas desventajas frente al sarampión, en cuanto a las opciones de erradicación: los infectados pueden expulsar virus activos por las heces durante semanas o meses, el 75 % de las infecciones son inaparentes y el 24 % solo muestra síntomas inespecíficos, por lo que la circulación del virus no es clínicamente visible y necesita de sistemas de vigilancia epidemiológica y microbiológica de alta calidad y mantenidos en el tiempo. Recientemente, en mayo pasado, la OMS informó del hallazgo de VP1 en aguas residuales en Irán [11] (donde no tienen polio desde 1997), relacionado con casos previos en Pakistán, lo que pone de manifiesto, por una parte que los sistemas de vigilancia están siendo sensibles, y por el contrario, la vulnerabilidad y el riesgo cierto de emergencia de la polio si los niveles de vacunación ceden.

Por lo tanto, aprendiendo las lecciones de la reemergencia del sarampión [5] y tomando esta como un aviso, es el momento para que la comunidad internacional, lejos de aflojar la presión, intensifique la inversión financiera y el compromiso político para alcanzar la erradicación de la polio (Lancet. 2007;369(9570):p1363-71 [12]). Tanto el sarampión como la polio son erradicables, pero aprovecharán cualquier oportunidad para reaparecer allí donde se relajen las coberturas vacunales mientras no se consiga.

-oOo-

Más información: