Vista creada el 22/11/2019 a las 07:26 h

El ébola reaparece en África. ¿Tenemos vacuna?

13 mayo 2018
Fuente: 
Elaboración propia a partir de varias fuentes.
Mientras la infección por el virus ébola reaparece en la República Democrática del Congo, las autoridades tratan de determinar si ha llegado el momento de usar la vacuna rVSV-ZEBOV.

Imagen de EFE para eldiario.es [2]

Reaparición del ébola

La OMS ha alertado de la reaparición del ébola [3] en la República Democrática del Congo (RDC [4]), en la remota localidad de Bikoro [5] (163·000 habitantes), en la provincia de Equateur [6] (2,5 millones), al noroeste del país (en la imagen de abajo).

El pasado 10 de mayo, la OMS ha confirmado 2 nuevos casos de la infección por el virus de Ébola [7]. En total, desde abril, son 32 casos: 2 casos confirmados, 18 probables y 12 sospechosos, con un total de 18 fallecidos; entre los casos se encuentran 3 sanitarios locales. 

En la RDC se han registrado 8 brotes de ébola en las últimas 4 décadas, el último hasta ahora en mayo de 2017. Es la cuarta ocasión en la que se ve afectada la provincia de Equateur, pero la primera que afecta al área de Bikoro, una remota zona del país.

La OMS se muestra muy preocupada (“nos preparamos para el peor de los escenarios” [8]) y, junto con el gobierno congoleño y los equipos de Medecins Sans Frontieres [9], ha movilizado a otras agencias internacionales y han desplegado equipos [10] en la zona con objeto de poner en manos de los sanitarios locales materiales de asistencia y educación, así como asegurar una red de vigilancia epidemiológica eficaz. El área afectada está situada en una remota zona geográficamente limitada, lo cual, por una parte, incrementa las dificultades de acceso (mediante motocicletas y algún helicóptero) y, por otra, reduce los riesgos de extensión. Las autoridades estiman como bajo-moderado el riesgo de extensión (moderado a nivel regional, bajo a nivel internacional), aunque por precaución y en vista de experiencias anteriores, han alertado a 9 países cercanos, los cuales han tomado ya medidas de vigilancia en aeropuertos y otros nudos de comunicación. No obstante, la OMS recomienda no establecer restricciones de movimientos de las personas y el comercio en la región.

La OMS estima que por el momento la situación no reúne criterios para la declaración de “evento de salud pública de interés internacional” (Reglamento sanitario internacional [11], 2005, 3.ª edición, 2016).

Estado de desarrollo de la vacuna rVSV-ZEBOV frente al ébola

En febrero de 2017 informamos en esta web [12] de los resultados prometedores de una vacuna experimental (rVSV-ZEBOV) frente al ébola (Lancet. 2017;389(100068):505-18 [13]).

[14]

La vacuna recombinante rVSV-ZEBOV [15] ha sido desarrollada por la Public Health Agency of Canada y su licencia corresponde a la compañía Merck. La vacuna está producida a partir de un virus VSV (vesicular stomatitis virus [16]) atenuado, en el que se ha introducido un gen que expresa una glucoproteína de superficie del virus del Ébola, cepa Zaire.

En mayo del pasado año se aprobó el uso de la vacuna citada [17], de cuyos esperanzadores resultados se había informado antes, para el control de brotes, y con motivo del brote registrado entonces se valoró la posibilidad de usarla [18], desechándose finalmente por la extinción espontánea del mismo. Para este fin, están disponibles 300·000 dosis de la vacuna rVSV-ZEBOV, en virtud de un excepcional compromiso [19] de la OMS, Gavi, Merck y el fabricante canadiense del producto.

La estrategia de vacunación en anillos, círculos de proximidad de los contactos de cada caso registrado, se ha mostrado factible en los entornos en los que se han experimentado brotes hasta ahora (Lancet Infect Dis. 2017;17(12):1276-84 [20]).

La vacunación universal y la posible inmunidad de grupo que pudiera dar lugar es objeto de debate [21]. Mientras que algunos autores plantean que sería una vía a explorar para el control de brotes extensos (Vaccine. 2016;34(24):2644-7 [22]), otros afirman que no sería un objetivo factible y que resultaría mejor dirigir la vacunación a determinados colectivos como es el de, por ej., los sanitarios que actúan sobre el terreno (Front Immunol. 2018;9:1025 [23]). 

Recientemente se han publicado nuevos datos sobre la duración de la protección de la vacuna (Lancet Infect Dis. 2018; online first [24]). Un consorcio internacional ha analizado datos de 197 voluntarios que recibieron la vacuna, con distintas cargas de antígeno, en Ginebra (Suiza), Gabón y Kenia, y han encontrado que, 2 años después de una única dosis, mantienen niveles de anticuerpos específicos considerados protectores, incluso en los vacunados con la dosis de menor carga, aunque no tanto de otro tipo de anticuerpos neutralizantes. Estos resultados han sido considerados como muy positivos [25], si bien obviamente aún es pronto para extraer conclusiones de alcance real.  

La vacuna rVSV-ZEBOV podría ser usada para controlar el brote actual

Los resultados mencionados dan mayor importancia al posible uso de esta vacuna, todavía experimental, para el control de actual brote en la RDC. Este brote se ubica en una zona de la RDC a unas 15 horas en motocicleta de los núcleos urbanos mejor comunicados. Una vacuna en este escenario debe poder ser administrada en una dosis única (aplicar dosis de refuerzo resultaría extraordinariamente difícil en estas circunstancias) y proporcionar una protección duradera.

La OMS se reserva la opción [26] de su uso en el brote actual, a expensas de la evolución de la situación, para lo cual ya ha instalado en la zona los equipos necesarios [27] pues la vacuna ha de conservarse a temperaturas de -60 a -80 ºC y ha enviado las primeras unidades de la vacuna [28]. Sería una gran oportunidad para comprobar la efectividad de la vacuna en un escenario real, sobre el terreno, alejada de la precisión y las limitaciones de un ensayo reglado, pero movida por la necesidad de un abordaje decidido, esperando evitar las trágicas consecuencias del brote de 2014-15 en Liberia, Sierra Leona y Guinea [29], que se saldó con más de 28·000 casos y 11·000 fallecidos.

Las características de la zona y una población globalmente frágil, hacen de los objetivos de la lucha contra el actual brote de ébola, un reto sin precedentes [30].

-oOo-

Más información: