Vista creada el 14/12/2019 a las 11:58 h

La OMS aprueba un dispositivo de transporte de vacunas que evita la congelación

01 abril 2018
Fuente: 
PATH (Program for Appropriate Technology in Health)
La OMS ha dado su aprobación a un dispositivo de transporte seguro de vacunas en pequeña escala, que evita la congelación y es de coste reducido.

Un nuevo dispositivo de transporte de vacunas en pequeña escala

PATH, una organización internacional [1] sin ánimo de lucro dedicada a la innovación y el desarrollo de soluciones tecnológicas relacionadas principalmente con la salud de niños y mujeres en el mundo, ha informado que la OMS (WHO Performance, Quality and Safety [2] [PQS]) ha aprobado el primer dispositivo de transporte de vacunas [3] en pequeña escala disponible comercialmente: el PATH’s Freeze-Safe.

Se trata de un dispositivo fabricado en la India, de bajo coste, que permite llevar con seguridad vacunas a los lugares más recónditos, evitando la congelación. Será distribuido y probado en Nepal en un primer ensayo de campo.

cadena del frío: también es necesario evitar la congelación

La distribución de vacunas desde los centros logísticos hasta los centros y lugares de vacunación, sobre todo en los países con recursos limitados, choca repetidamente con las dificultades y los costes necesarios para mantener la cadena del frío, usando para ello hielo o acumuladores de frío. En estas circunstancias se ha comprobado que los incidentes por congelación y pérdida de vacunas son frecuentes y conllevan un coste extraordinario. La congelación compromete la viabilidad y efectividad de muchas vacunas (en los últimos años la presencia de vacunas sensibles a la congelación ha aumentado notablemente).

En 2015, UNICEF suministró vacunas por valor de 1700 millones [4] de dólares estadounidenses, estimándose que 1200 millones de ellos correspondían a vacunas sensibles a la congelación. Una revisión sistemática (Vaccine. 2017;35(17):2127-33 [5]) reciente ha encontrado que el 33-37,1 % de las vacunas han estado expuestas a temperaturas inferiores a 0 ºC en algún momento en su transporte. Este hallazgo ilustra los elevados costes añadidos (en forma de pérdida de efectividad por el uso de estas vacunas y por la sustitución de las vacunas afectadas y no utilizadas) y la extraordinaria importancia del problema, y de la consecuente necesidad de dotar de dispositivos de transporte seguros de pequeñas cantidades de vacunas a los equipos de vacunación.  

-oOo-

Más información: