Vista creada el 15/09/2019 a las 20:53 h

Rumores y redes sociales empeoran la situación de la polio y el ébola

27 mayo 2019
Fuente: 
Elaboración propia a partir de varias fuentes
La difusión viral de rumores e información falsa lleva la inestabilidad y la frustración a la lucha contra la polio y el ébola

[1]

Pakistán y la polio

Pakistán es uno de los tres países donde aún es endémica la polio, junto con Afganistán y Nigeria. En el caso de Nigeria [2], el último caso fue notificado en 2016, por lo que está cerca de eliminar la enfermedad. En Pakistán, sin embargo, según datos de la Polio Global Eradication Initiative [3] hasta el 22 de mayo de 2019, se han confirmado 17 casos de enfermedad paralítica por poliovirus 1 salvaje en lo que va de año, frente a solo tres en el mismo periodo del año pasado. 

En este contexto de necesidad, en el pasado mes de abril los programas de vacunación en Pakistán han sufrido varios reveses (The New York Times, 24 de mayo de 2019 [4] y Reuters, 3 de mayo de 2019 [5]):

  • La campaña de vacunación contra la polio fue suspendida por el miedo generado en la población por un rumor. Este mencionaba a “40 niños que enfermaron y murieron tras la vacuna de la polio”, y fue difundido a través de un breve vídeo [6] en la red de Twitter. Una televisión transformó la burda historia en noticia [7] llegando a convertirse en un acontecimiento nacional. Se trata de un vídeo muy burdo, pero que de forma inexplicable se convirtió en fuente de pánico colectivo que abarrotó los hospitales, y de oposición directa y a veces violenta contra los equipos y centros de vacunación. Tras este revés, las autoridades locales han previsto reiniciar las actividades de vacunación en el próximo mes de junio, movilizando a miles de equipos de vacunación y un plan de trabajo que sortee la desconfianza de la población.
  • [8]Un componente de un equipo de vacunación resultó muerto por disparos [9] en el norte del país, cuando trataba de convencer a una familia para que aceptara la vacunación de los niños. El efecto sobre la confianza de los miles de equipos de vacunación desplegados por el país es notable, además de crear nuevas dificultades al hacer necesario incrementar los efectivos de seguridad que acompañan a los mismos.

Estos no son hechos aislados, los ataques contra los equipos de vacunación [10] y la difusión viral de noticias falsas [11] son recurrentes y hacen un daño extraordinario a la lucha contra la polio.

Rep. Democrática del Congo y el ébola

[12]Un rumor [12] sobre la muerte de un conductor de moto-taxi tras el choque con un vehículo de un equipo de respuesta al ébola, difundido a través de las redes sociales, desencadenó una violenta protesta de cientos de conductores que se saldó con varias víctimas y centros de tratamiento destruidos. El hecho que encendió la mecha, la muerte de un conductor de moto-taxi, según el Gobierno de la RDC [13], no es real, fue solo un incidente de tráfico sin lesionados. La situación de inestabilidad ha mantenido suspendidas las operaciones de tratamiento y seguimiento de contactos de los enfermos de ébola en la región. Este tipo de hechos, ataques a los equipos de tratamiento y seguimiento a contactos, se han repetido en los últimos meses, y son una de las causas del repunte de casos de ébola de las últimas semanas [14].

La información falsa prende con facilidad en los países en desarrollo

Estos hechos en países tan alejados dejan al descubierto un hecho común: la vulnerabilidad de la población a los efectos de las informaciones falsas, que prenden con facilidad y condicionan -y comprometen- la aceptabilidad de los programas de vacunación. Quiénes y por qué crean e impulsan estas informaciones falsas, y los porqués de su difusión viral son asuntos complejos que sobrepasan los límites de esta breve recopilación.

En estas regiones, donde la escasez de vacunas es la principal causa de las coberturas vacunales bajas, los programas de vacunación también se ven amenazados por la interpretación y uso por parte de los líderes locales de las creencias religiosas de la población y por el uso de los programas de vacunación en la lucha política regional. También cuestiones complejas. 

Las redes sociales adquieren una importancia crítica en estos contextos, la información falsa corre rápido por ellas [15]. Sirven para difundir información falsa, pero también pueden hacer lo mismo con la información rigurosa, y ahí están las oportunidades [16] para contrarrestar los efectos de la información falsa y para crear confianza y mejorar la adherencia a las recomendaciones vacunales.

-oOo-

Más información: