Vista creada el 23/08/2019 a las 10:03 h

El ébola va a más, pero la OMS no declara la emergencia internacional

26 abril 2019
Fuente: 
Elaboración propia a partir de varias fuentes
La infección por el virus del Ébola en la Rep. Dem. del Congo ha empeorado notablemente en las últimas semanas, pero la OMS no declara la “emergencia de salud pública de interés internacional”

[1]

El pasado 12 de abril de 2019 se reunió en Ginebra el Comité de Emergencias de la OMS [1], al amparo de lo establecido por el Reglamento Sanitario Internacional [2] (RSI) (tercera edición [3], 2016) para estudiar la situación de la infección de el virus del Ébola en la República Democrática del Congo (RDC).

La decisión fue la de no declarar la “emergencia de salud pública de interés internacional” (en inglés, Public Health Emergency of International Concern, PHEIC) pese a la escalada de casos de las últimas semanas. La decisión no ha sido bien acogida por algunas entidades involucradas en la crisis en el terreno.

La evolución del ébola en las últimas semanas

[4]

[5]

En el pasado mes de marzo y este mes de abril se ha registrado un importante aumento de casos, alcanzando unas cifras desconocidas desde el brote de 2014-2016 [6] en países vecinos del África Central (Guinea Conakry, Liberia y Sierra Leona).

A fecha de 25 de abril de 2019, las cifras globales del brote en la RDC [7] son:

  • Total casos confirmados: 1330, de ellos fallecidos 834 (mortalidad 62,7 %). Además 66 casos probables, todos fallecidos (mortalidad global 64,4 %).
  • Personas en seguimiento por sospecha: 260.
  • Enfermos recuperados: 394.
  • Personas vacunadas: 105·757.

El incremento de casos de marzo y abril se atribuyen principalmente a:

  • Los ataques violentos con víctimas, dirigidos contra los puestos sanitarios levantados para mejorar y llevar el tratamiento de enfermos y el seguimiento de contactos a los lugares de extensión de la enfermedad, que se han intensificado desde el pasado mes de febrero.
  • Y también a la desconfianza y reticencia de la población a notificar las sospechas y a aceptar las medidas de aislamiento de los casos sospechosos y los enfermos, así como al seguimiento de contactos, bien por miedo a la violencia desatada en torno a los centros de tratamiento, o por las falsas creencias difundidas sobre las acciones de respuesta al ébola al considerarlos parte de una conspiración contra la población local y su estatus.

Como se ha dicho, las vías de solución son, sobre todo, una cuestión de confianza de la población en los sanitarios y en la respuesta desplegada contra la infección (Lancet Infect Dis. 2019:19(4):p339 [8] y Nature. 2019;567:433 [9]).

Comité de emergencias de la OMS

[10]En su reunión del 12 de abril [1] dedicada específicamente a la evaluación de la situación del ébola en la RDC, el Comité de Emergencias decidió no declarar la situación como una “emergencia de salud pública de interés internacional” aunque sí expresó su gran preocupación por el importante incremento de casos de las últimas semanas, por lo cual hace una serie de recomendaciones a la OMS y a las demás entidades implicadas en la respuesta a la crisis, entre las cuales están: [11]

  • Intensificar las esfuerzos para proporcionar la atención de más alto nivel a los enfermos y el control y seguimiento de sus contactos.
  • Buscar mejores resultados para la cooperación y la aceptación de la comunidad de las medidas de respuesta a la enfermedad desplegadas en el terreno.
  • Mejorar las medidas de protección y la formación de los sanitarios que atienden a los enfermos, para evitar la transmisión de la infección en los propios centros de tratamiento.
  • No imponer limitaciones ni restricciones a los viajes o al comercio internacional. Los controles de salida son importantes, pero los de entrada en los lugares de destino de los viajeros no son recomendados.
  • Incrementar las medidas de protección y preparación de los países vecinos, en previsión de la extensión regional de la infección, que por el momento no ha acurrido.

Críticas a la decisión de la OMS

Ya en la anterior ocasión (noviembre/2018) en la que el Comité de Emergencias desestimó la declaración de una PHEIC se escucharon críticas. Ahora nuevamente se han levantado voces discrepando de la decisión de la OMS, como por ejemplo, la de Médicos sin fronteras [12] y la del coordinador de los equipos de respuesta de los CDC [13] para este brote. 

Las razones son que la situación está, evidentemente, fuera de control (la inseguridad es creciente [14] y amenaza con bloquear las operaciones de control y la actividad de los centros de tratamiento), y la declaración de “emergencia internacional” permitiría movilizar más recursos y plantear acciones de defensa eficaz de los equipos sanitarios en la zona. 

[15]Por cierto que la participación estadounidense en la respuesta al brote de ébola actual también ha sido muy criticada, pues ya en los inicios del mismo, el gobierno de EE. UU. decidió reducir sustancialmente el equipo [16] y replegarlos hasta la capital, Kinsassa, a unos 2500 km del foco del brote, perdiendo la contribución en primera línea de los profesionales con más experiencia en situaciones como la actual.

El caso evidente es que el brote de ébola en la RDC está fuera de control.

-oOo-

Más información: