Vista creada el 13/07/2020 a las 12:11 h

Desconcierto ante el desabastecimiento de vacunas y la reaparición de vacuna Tdpa en las farmacias

25 Febrero 2017
Fuente: 
Variios medios
La vacuna Tdpa llega a las farmacias de nuevo, pero no a los centros de salud, y sin previo aviso a los profesionales sanitarios.

El colectivo pediátrico y las familias españolas en general se han visto sorprendidos ante la aparición (reaparición) de la vacuna Tdpa en las farmacias, concretamente el preparado de nombre Boostrix®, del laboratorio GSK, antes de solucionarse los problemas actuales con esta vacuna incluida a los 6 años en el calendario oficial. En el CAV-AEP hemos recibido numerosos mensajes de pediatras remitidos desde diferentes foros, manifestando su desconcierto por esta situación que resulta difícil de entender.

El mensaje, ya asumido, era que esta vacuna vivía una situación particular de escasez mundial, motivo por el cual, en nuestro país y desde hace casi 2 años [1], nos vimos obligados a suspender su aplicación según calendario, como dosis de refuerzo de difteria, tétanos y tosferina, en niños de 6 años. Las escasas unidades disponibles se reservaron para la vacunación de las gestantes, como forma de prevención de la temida tosferina en los recién nacidos y lactantes pequeños.

Sin embargo, sin previa información, se han distribuido un número de dosis de esta vacuna a las farmacias comunitarias españolas, cuando, por el contrario, todavía no disponen de ella en los centros de vacunación para su administración a los niños.

Recientemente se ha sabido que la vacuna Td también se encuentra afectada por desabastecimiento, lo que ha obligado a suspender, de forma indefinida, la vacunación de los adolescentes [2] (a los 14 años, generalmente), priorizando las unidades disponibles para la profilaxis antitetánica en casos de riesgo

Nos comentan que, en los próximos meses, la lenta maquinaria burocrática que regula las compras y la distribución en las CC. AA. hará que se vuelva a la normalidad del suministro, pues el problema de fabricación ya está, al parecer, solucionado. Pero resulta muy incómoda esta situación, ya repetida, en la que los pediatras tenemos que dar a las familias unas explicaciones de algo de lo que no somos siquiera informados.