Vista creada el 25/11/2017 a las 06:48 h

23. Encefalitis japonesa

SECCIÓN IV. Vacunas de la A a la Z

Actualizado en abril de 2015

Capítulo 23 - Encefalitis japonesa

  1. Puntos clave [1]
  2. Introducción y epidemiología de la enfermedad [2]
  3. Tipos de vacunas, composición y presentación. Inmunogenicidad, eficacia. Vías de administración. Esquemas de vacunación. Administración con otras vacunas y otros productos [3]
  4. Indicaciones de vacunación [4]
  5. Efectos adversos [5]
  6. Precauciones y contraindicaciones [6]
  7. Bibliografía [7]
  8. Enlaces de Interés [8]

[9]

1. Puntos clave

  • La encefalitis japonesa, producida por un Flavivirus, es por su frecuencia y gravedad la encefalitis más importante en Asia. Ocurre fundamentalmente en áreas rurales del sur y este de Asia y del Pacífico occidental.
  • Se estiman unos 67 900 casos al año en los 24 países endémicos  y unas 10 000 muertes al año en Asia. La incidencia global en estos países es de 1,8/100 000 habitantes. Afecta fundamentalmente a niños. Es muy poco frecuente en viajeros.
  • La vacunación se recomienda para viajeros que vayan a permanecer más de un mes en zonas endémicas durante los meses de transmisión. También debe considerarse para estancias menores en áreas rurales remotas durante los monzones o a un destino con un brote activo de encefalitis japonesa.
  • La vacuna actualmente disponible, producida en células Vero (Ixiaro®), está indicada para mayores de 2 meses.
  • La pauta de vacunación en personas de 3 años o más consiste en la administración de 2 dosis de 0,5 ml, por vía intramuscular, los días 0 y 28. Entre 2 y 35 meses de edad la pauta consta de 2 dosis de 0,25 ml, por vía intramuscular, los días 0 y 28. Entre 18 y 65 años se puede utilizar una pauta rápida con 2 dosis los días 0 y 7.

[9]

2. Introducción y epidemiología de la enfermedad

La encefalitis japonesa (EJ) está producida por un Flavivirus-ARN y se transmite por la picadura de mosquitos del género Culex. En áreas endémicas afecta fundamentalmente a niños. Se mantiene mediante un ciclo enzoótico entre pájaros y ganado porcino. La transmisión ocurre fundamentalmente en áreas rurales y agrícolas de Asia y el Pacífico occidental. Tiene carácter estacional en las zonas templadas, verano y otoño; mientras que en zonas tropicales puede variar con los monzones, riegos de cultivos e incluso puede darse todo el año, especialmente en épocas húmedas.

Aunque la incidencia global real de EJ se desconoce, por las características de los distintos sistemas sanitarios de los países endémicos, se estima una incidencia anual de 67 900 casos al año y entre 6000 y 10 000 muertes. El 75 % de los casos se producen en niños de 0-14 años, grupo en el que la incidencia se estima en 5,4/100 000. La incidencia global en estos países es de 1,8/100 000 habitantes. Mediante estudios rigurosos se ha podido estimar que en los países endémicos que han implementado programas de vacunación de alta calidad, la incidencia ha declinado dramáticamente. Entre los adultos que viven en zonas endémicas es frecuente haber adquirido inmunidad natural. Los cuadros sintomáticos con enfermedad neurológica (encefalitis) se producen en menos del 1 % de los infectados, y de entre éstos, el 20-30 % de los pacientes fallecerá y el 30-50·% de los supervivientes sufrirá secuelas neurológicas o psiquiátricas permanentes.

La EJ es una enfermedad muy rara en viajeros (se estima en un caso por millón de viajeros) y puede ocurrir en personas de cualquier edad. Para la mayoría de las personas que viajan a Asia el riesgo es mínimo y variará según el destino, la duración de la estancia, la época del año y las actividades desarrolladas. A pesar de lo cual se documentan casos en niños viajeros que regresaron a Estados Unidos, como una niña de 11 años tras un viaje a Filipinas y un niño de 6 años tras un viaje a Tailandia.

[9]

3. Tipos de vacunas, composición y presentación. Inmunogenicidad, eficacia. Vías de administración. Esquemas de vacunación. Administración con otras vacunas y otros productos

Las medidas personales de evitación de picaduras de mosquitos son importantes para reducir el riesgo entre viajeros, pero sin duda la medida más eficaz es la vacunación.

La vacuna inactivada derivada de cultivo celular Vero (IXIARO®) es la única disponible en España. La vacuna se produce en células Vero y posteriormente es purificada e inactivada. Cada 0,5 ml de vacuna contiene aproximadamente unos 6 μg de proteínas del virus de la EJ y un 0,1 % de hidróxido de aluminio como adyuvante. No contiene proteínas animales, gelatina ni tiomersal. Aprobada para su uso en seres humanos desde marzo de 2009, pero sólo si tienen 17 años o más, recientemente se ha autorizado para mayores de 2 meses de edad.

En diversos estudios realizados a niños de más de 2 meses y en distintas edades, tanto en países endémicos (Filipinas e India) como no endémicos, se ha documentado un incremento del título de anticuerpos a nivel de seroprotección a los 28 días de recibir la segunda dosis y estos niveles de anticuerpos protectores se mantienen elevados a los 6 meses. Prueba de la efectividad vacunal es la caída de incidencia de la EJ en países que siguen programas de vacunación de calidad.

La pauta de vacunación consiste en la administración, de dos dosis, por vía intramuscular, de 0,5 ml los días 0 y 28 para personas de 3 años o más. Para los niños entre 2 y 35 meses de edad la pauta es también de 2 dosis (0 y 28 días), pero de 0,25 ml. Entre 18 y 65 años se puede utilizar una pauta rápida con 2 dosis los días 0 y 7. La última dosis debe haber sido administrada, al menos, una semana antes de la posible exposición. No estará completa la protección si no se administran las 2 dosis de que se compone la pauta.

Debe administrarse en mayores de 18 años una dosis de recuerdo (tercera dosis) durante el segundo año (es decir, después de 12 a 24 meses) después de la inmunización primaria recomendada, antes de la posible reexposición al virus de la encefalitis japonesa. Las personas con un riesgo continuado de contraer la encefalitis japonesa (personal de laboratorio o personas que residen en las regiones endémicas) deben recibir una dosis de recuerdo 12 meses después de la inmunización primaria. En menores de 18 años no se ha establecido, ni estudiado la utilización de una dosis de recuerdo si hay exposición continuada.

Se puede administrar conjuntamente con la vacuna de la hepatitis A. En países endémicos se ha comprobado que puede administrarse junto con la vacuna del sarampión a los 9 meses de vida. Está clasificada como categoría B en el caso de embarazo, ya que no hay estudios pertinentes. Tampoco hay datos en personas inmunodeprimidas.

[9]

4. Indicaciones de vacunación

Antes de indicar la vacunación en viajeros se deben sopesar diversos factores: la gravedad de la enfermedad, la ausencia de un tratamiento eficaz y por otra parte la baja incidencia de la enfermedad en viajeros, el escaso número de reacciones adversas con la vacuna actual, destino concreto y actividades.

La vacuna de la EJ se recomienda para los viajeros al sureste de Asia u oeste del Pacífico que tengan planeado pasar más de un mes en áreas endémicas y durante los meses de transmisión. Sin embargo, puede considerarse para viajeros de estancia inferior a un mes si lo hacen a áreas rurales remotas durante los monzones o a un destino con un brote activo de EJ. No se indica para turistas convencionales a zonas urbanas, estancias cortas y fuera de los meses de transmisión.

[9]

5. Efectos adversos

Los más frecuentes son dolor, induración en el lugar de la inyección, cefalea, mialgias, cansancio y síntomas seudogripales. En estudios poscomercialización se ha documentado una frecuencia de efectos adversos de 61,24 por millón de dosis administradas, siendo efectos graves solo 1,5 por millón, lo cual supone un perfil de seguridad aceptable para esta vacuna y la naturaleza de la enfermedad.

[9]

6. Precauciones y contraindicaciones

Las generales de las vacunas. Reacción anafiláctica a una dosis previa o a algún componente de la vacuna (sulfato de protamina, formaldehído, seroalbúmina bovina, ADN de la célula huésped, metabisulfito de sodio o proteína de la célula huésped). En caso de enfermedad febril aguda, se debe esperar a que se recupere para la aplicación de la vacuna.

[9]

7. Bibliografía

  1. Campbell GL, Hills SL, Fischer M, Jacobson JA, Hoke CH, Hombach JM, et al. Estimated global incidence of Japanese encephalitis: a systematic review. Bull World Health Organ. 2011;89:766-74E. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3209971/pdf/BLT.10.085233.pdf [10]
  2. Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Japanese encephalitis. Yellow Book, 2016. Chapter 3. Disponible en: http://wwwnc.cdc.gov/travel/yellowbook/2016/infectious-diseases-related-... [11]
  3. Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Recommendations for use of a booster dose of inactivated Vero cell culture-derived Japanese encephalitis vaccine. Advisory Committee on Immunization Practices, 2011. MMWR 2011;60:661-3. Disponible en: http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/mm6020a5.htm [12]
  4. Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Use of Japanese Encephalitis Vaccine in Children: Recommendations of the Advisory Committee on Immunization Practices, 2013. MMWR Morb Mortal Wkly Rep. 2013;62:898-900. Disponible en: http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/mm6245a3.htm [13]
  5. Lindsey NP, Staples JE, Jones J, Sejvar JJ, Griggs A, Iskander J, et al. Adverse event reports following Japanese encephalitis vaccination in the United States, 2000-2009. Vaccine. 2010;29:58-64.
  6. López-Vélez R. Encefalitis japonesa. En: Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (CAV-AEP). Vacunas en Pediatría. Manual de la AEP 2012, 5.ª ed. Madrid: Exlibris ediciones SL; 2012. p. 309-12.
  7. Solomon T. Flavivirus Encephalitis. N Engl J Med. 2004;351:370-8.
  8. Chen L, Peek M, Stokich D, Todd R, Anderson M, Murphy FK, et al. Japanese Encephalitis in Two Children — United States, 2010. MMWR Morb Mortal Wkly Rep. 2011;60:276-8.
  9. Wijesinghe PR, Abeysinghe MR, Yoksan S, Yao Y, Zhou B, Zhang L, et al. Safety and immunogenicity of live-attenuated Japanese encephalitis SA 14-14-2 vaccine co-administered with measles vaccine in 9-month-old infants in Sri Lanka. Vaccine. 2014;32:4751-7.
  10. Liu Y, Lin H, Zhu Q, Wu C, Zhao Z, Zheng H. Safety of Japanese encephalitis live attenuated vaccination in post-marketing surveillance in Guangdong, China, 2005-2012. Vaccine. 2014;32:1768-73.

[9]

8. Enlaces de Interés